Connect with us

Noticias

Investigan la muerte de una nena de tres años que cayó desde un octavo piso

Publicado

el

La Justicia investiga la muerte de una nena de tres años que cayó al vacío desde el octavo piso de un edificio del Barrio Ejército de los Andes, conocido como Fuerte Apache.

El hecho que se conoció en las últimas horas ocurrió el domingo cerca de las 23 en la torre D del nudo 13, ubicada en el cruce de avenida Militar y Dardo Rocha. Si bien la víctima fue rápidamente trasladada al Hospital Zonal General de Agudos Profesor Doctor Ramón Carrillo, murió poco después como consecuencia de las graves heridas que sufrió en la caída.

Según indicó el portal local Viví el Oeste, la nena estaba a cargo de su papá pero, cuando ocurrió el accidente, se encontraba sola porque el hombre había salido a comprar leche en un negocio del barrio.

Ahora, los investigadores buscarán determinar si existió o no abandono de persona. De acuerdo a las primeras pericias, no se observaron signos de violencia en el cuerpo de la nena y tampoco en el departamento, por lo que se presume que la caída fue accidental.

El caso es investigado por personal de la comisaría 6ª y la Unidad Funcional N° 2 de los tribunales de la jurisdicción.

Otro caso similar

En diciembre de 2022, una tragedia similar sacudió a Fuerte Apache. En ese caso fue un nene de 5 años quien murió tras caer desde el balcón de un primer piso en una de las torres del Nudo 7.

La víctima se llamaba Ciro Benjamín y estaba solo en el departamento donde vivía con su mamá, quien se habría ido para visitar a un amigo y, según denunció entonces el padre biológico del menor, lo maltrataba sistemáticamente. “Ella lo tiró o se le cayó”, afirmó le hombre ante los medios.

Al escuchar cómo se precipitó el chico, los vecinos rápidamente lo auxiliaron en el lugar y llamaron al 911. Minutos después fue trasladado de urgencia al Hospital Profesor Doctor Ramón Carrillo de Caseros, pero los médicos no pudieron hacer nada para salvarlo.

Más NoticiasTambién en Nuestras Redes Sociales

Advertisement
Click para Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

Después de más de 2 décadas: Chaco apunta a retomar la construcción de viviendas con fondos propios

Publicado

el

El presidente del Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda (Ipduv) Fernando Berecoechea, señaló que el organismo se encuentra trabajando en diferentes alternativas que posibilitarán la construcción de viviendas con fondos propios y acuerdos con diversos sectores de la economía, modalidad que no se aplica desde hace más de dos décadas.

El titular del organismo provincial resaltó la organización económica que ha tenido el Ipduv en casi seis meses de gestión: “Lo primero que hicimos es poner la casa en orden”, afirmó Berecoechea.
En ese sentido, admitió la paralización de la obra pública debido a la falta de fondos, aunque, aclaró que todas las provincias están en la misma situación. “Estamos gestionando ante el gobierno nacional permanentemente, no solo desde el Chaco, sino con todas las jurisdicciones del país estamos haciendo causa en común para el reinicio de estas obras, pero no tenemos muchas respuestas, pero sí algunos indicios favorables”, expresó el presidente del directorio.
El funcionario, en cambio, anticipó un trabajo conjunto con el ministro de Haciendas y Finanzas Alejandro Abraam y el Nuevo Banco de Chaco, por directivas del gobernador a fin de buscar alternativas y opciones para la ejecución de viviendas con fondos propios del IPDUV. “Incluyo FONAVI, fondos de recupero de cuotas, pero también sumaremos al sector privado, que son los empresarios y la capacidad de inversión que tienen las familias, por eso, estamos estudiando cual será la mejor opción”, detalló Berecoechea.

En este sentido, el funcionario destacó que “el gobernador estará anunciando en los próximos meses el plan de construcción de nuevas viviendas en el Chaco, algo que no ocurre desde el Plan Social Articulado AIPO, luego, todos los barrios se construyeron con fondos nacionales. Esto representará un hito muy importante”, admitió.

Chacra 137 con servicios esenciales y caminos en buen estado

Por otro lado, el presidente del IPDUV, al referirse a las obras de Chacra 137, sobre avenida Hernandarias al 3500 en Resistencia, trasladó tranquilidad a los vecinos que fueron obligados por la gestión anterior a ocupar las casas sin los servicios esenciales. “Es la obra más grande que estamos haciendo en infraestructura desde que iniciamos la gestión. En enero comenzamos con las articulaciones con Secheep, Sampeep, Vialidad Provincial y el municipio, pudimos avanzar en etapas, de acuerdo al presupuesto que teníamos”, explicó.
Con respecto a los trabajos, consideró que las lluvias han incidido en la demora de los mismos, pero se avanza en el tendido de la red eléctrica con alumbrado habilitado en un amplio sector, red de agua potable para 286 viviendas donde cada adjudicatario debe acudir a la empresa de agua para pedir el medidor. Además, seis empresas privadas estarán a cargo de la construcción de veredas y finalmente, se avanzará en el perfilado de calles y se enripiará 600 metros del ingreso principal al barrio.
Continúe Leyendo

Noticias

Rach acompañó el izamiento de la bandera en el establecimiento de nivel inicial de la UEGP N°57

Publicado

el

Rach acompañó el izamiento de la bandera en el establecimiento de nivel inicial de la UEGP N°57

Esta mañana, en el marco del Día Nacional de los Jardines de Infantes y las Maestras Jardineras, el intendente de Charata, Rubén Rach, participó del acto de izamiento de la bandera en el establecimiento de nivel inicial de la UEGP N°57 Fray Mamerto Esquiú. El evento contó también con la presencia de la Secretaria de Gobierno y el presidente del Concejo Deliberante.

El Intendente Rach expresó su afecto y reconocimiento hacia los pequeños jardineritos y las docentes de la ciudad. «En esta fecha significativa saludamos con afecto a los pequeños jardineritos y a las docentes de nuestra ciudad, quienes con su esfuerzo y dedicación contribuyen a la formación y crecimiento de nuestros niños. Celebramos y valoramos su labor incansable en la educación inicial, pilar fundamental para el futuro de nuestra comunidad», destacó el Intendente.

Rach acompañó el izamiento de la bandera en el establecimiento de nivel inicial de la UEGP N°57

El momento estuvo marcado por un ambiente de alegría y celebración, reflejando la importancia de la educación inicial y el compromiso de los educadores en el desarrollo de los más pequeños. De esta manera el Municipio de Charata se unió en esta jornada para honrar a quienes desempeñan un rol fundamental en la formación de los niños, reafirmando el valor de la educación como base del progreso social.

Continúe Leyendo

Noticias

El duro presente del dibujante de Patoruzú y Súper Hijitus que hoy pide donaciones para vivir

Publicado

el

Clemente Montag tenía 13 años en la fría y lluviosa mañana esa en la que se puso el sobretodo, que no servía ni para abrigarse de la helada ni para resguardarse del agua, pero era el único que le podía comprar su padre. Así enfrentó la calle porque estaba decidido a cumplir su sueño. Los cuestionamientos de su madre por salir de la casa en medio de ese clima no hicieron mella en él. Entre sus ropas, celosamente guardada, llevaba una carpeta que en su interior tenía todo su capital: los dibujos que venía realizando desde que tenía uso de memoria.

A la recepcionista de la editorial le causó sorpresa ese adolescente totalmente empapado que cruzó la puerta. “Traigo dibujos”, alcanzó a decir. Ella solo atinó a quedarse mirando hasta que, quizás con condescendencia, le pidió que le acercara la carpeta. Se perdió tras una puerta en la que estaban reunidos los célebres ilustradores Dante Quinterno, Eduardo Ferro y Mariano Juliá -director de Locuras de Isidoro-. La mujer volvió con Juliá, quien le dio la noticia que no había imaginado ni en sueños. “Pibe, lo vio Quinterno y sí, le gustó mucho”.

El silencio se adueñó del protagonista de esta historia, cuyo destino estaba por cambiar. “Decidió que te va a dar para el Patoruzú semanal un cuento para que vos lo leas y lo ilustres. Se llama El niño y el gato. Tomate un día entero y me lo traés mañana”. Al día siguiente Quinterno ya no estaba, pero Ferro miró atentamente el material y sin dudarlo afirmó: “Che, pibe, vos tenés que trabajar con nosotros”.

Más de medio siglo después de aquel encuentro, Clemente bebe un sorbo de gaseosa sin azúcar y continúa recordando el comienzo de su carrera de manera profesional. Y está convencido, no es solo cuestión de suerte: “Muchos me dicen ‘¿cómo lo lograste?’ y yo les digo que hay que tener presente una sola cosa: el ser diligente”, reflexionó en una charla con Teleshow donde recordó sus comienzos y cómo hoy tras acompañar a dos generaciones dibujando a Patoruzú y Súper Hijitus y hoy pide donaciones para vivir: .

Porque todo lo que ello engloba es lo que finalmente transformó la semilla en frutos. “Vos no sabés cuándo la gracia de Dios está. Es un misterio eso. Yo creo, después de tantos años, que la diligencia es una gracia. Soy un tipo espiritual, no fanático. Pero cuando vos te lanzás a la pileta porque te tenés que lanzar, aunque el agua esté fría, hay que hacerlo. Y ese fue el punto de partida”.

Busu, como lo llaman todos, nacido en 1958, no tenía más de un año y ya acompañaba a su padre en la mesa de dibujo intentando copiar las líneas. “Era humilde, era un escultor que ganaba tres mangos”, rememoró sobre ese alemán con el que solía pasar el tiempo. “Él esbozaba sus esculturas y yo quería agarrarle el lápiz. No había lugar más hermoso para mí que esa mesa de dibujo”, destacó, y pinta a su padre como un hombre “amoroso y humilde, con el que vivíamos con lo justo”. “Él, con su camionetita trabajaba para Giuliani, que era una casa de escultura de muchos años atrás”, rememoró.

Patoruzito e Isidorito, según la mano de Clemente Montag

Clemente amaba el mundo Disney. Desde que vio por primera vez esos dibujos, se sintió atraído de inmediato, y cada vez que veía a Walt dibujando decía que sería como él. Y trae otro guiño del destino. “Nosotros vivíamos en San Telmo y con mi mamá nos tomábamos el colectivo 70 para ir a la Plaza San Martín porque me gustaba la hamaca. Uno de esos días estaba Mónica Cahen D’Anvers con Mickey. Y yo nunca fui tan feliz. Todavía recuerdo cómo corrí hasta llegar al lado de él. Quedé helado cuando me extendió la mano. Tenía 7 años y no quería lavarme más la mano”.

Y mientras otros chicos salían a jugar, el sabía cómo ocupar su tiempo: “Yo dibujaba y me lo guardaba todo en una carpeta de esas viejas que se atan con hilos. Esa, justamente, fue la carpeta que abrió Dante Quinterno en la editorial que quedaba en Maipú 942, a dos cuadras de donde Mickey me extendió la mano”.

La revista semanal de Patoruzú fue el primer trabajo de Clemente Montag a sus 13 años (Foto: Teleshow)

Busu comenzó ilustrando cuentos en la edición semanal de Patoruzú, hasta el momento de su cierre. Tiempo después, Quinterno lo llamó para ayudarlo con las tapas de Andanzas de Patoruzú. Mientras el maestro hacía los bocetos a mano alzada, él se ocupaba de dibujar y entintar con témperas, bajo la atenta mirada del creador, un hombre extremadamente perfeccionista que no dudaba en cuestionar por qué el gris es siempre gris, si la sombra del árbol tenía que tener, por obvias razones, un gris de verde.

Fueron siete años en Patoruzú haciendo el coloreado y los finales. Y el Libro de Oroel especial anual que todo chico quería tener- que me lo daban para pintar todo con témpera, laburando hasta llegar a la crisis de ansiedad, de pasar noches y noches. Me agarraban unas taquicardias que decí que había un médico tan bueno en el Hospital Escuela San Martín que me tranquilizaba. A la enfermera le decía ‘llegó Clemente, trae un Lexotanil de seis’”, contó, sobre aquellos años.

El autor de Coco y Cilindrina engalanaba la revista Anteojito con sus trabajos

Sea casualidad, magia o el profesionalismo de Clemente, apenas dejó la editorial se fue a Editorial Atlántida junto con su carpeta con las creaciones: “Me gustaba crear, no ser dibujante de licencias, entonces tenía ya a Nubecino, y a Coco y Cilindrina”, precisó, como antesala a otra de las curiosidades que marcaron su vida. “Cuando llego, me cruzo a García Ferré que se estaba yendo. ‘¿Qué trae?’, me dice, y solo le contesté con una palabra: ‘Dibujos’. Los miró y me pidió que se los deje una semana y que su secretaria me iba a llamara por sí o por no”.

Un día sonó el teléfono y Busu escuchó del otro lado lo que tanto quería escuchar. “El señor García Ferré lo quiere ver. ¿Quiere trabajar con nosotros?”. Comenzó a publicar sus historietas en la clásica revista Anteojito, donde el trabajo se profundizó: “Tenía las páginas didácticas, los libritos esos chiquititos que iban en una biblioteca y los guiones de Las nuevas aventuras de Hijitus en Canal Trece”.

Pero todo tiene un final: “Cuando cerró Anteojito fue para mí terrible. Y mi gran error fue no haber hecho un contrato. Iba andando mal Patoruzú, Billiken después cerró, (Andrés) Cascioli -que publiqué también algunas cosas en Humor– cierra. También la revista Fierro. O sea que la Argentina se queda desprovista de historietas y humor nacional. Fue una época muy dura para los que dibujábamos porque no quedaba nada para publicar”.

“El único futuro en mi vida es seguir dibujando", afirmó Clemente Montag

En ese momento, Busu mandó sus trabajos a Norma Editorial ya que en sus planes tenía hacer una película en los Estados Unidos llamada Tom, el dinosaurio, pero esta vez la suerte no estuvo de su lado. “Viajo y caen las Torres Gemelas. Ahí me avisan que la coproducción iba a quedar frenada. Me enfermé. Ya no aguantaba más. No tenía donde carajo ir. Visité algunos editores y me dijeron que ya no hacían historietas, solo traducían de los franceses. Me volví derrotado y mi señora vendió el lugar donde vivíamos”.

La suerte que tantas veces lo había acompañado esta vez lo dejó: “Se me acabó la varita mágica. No me tocó más. Perdí la gracia, la bendición, el hechizo, qué sé yo”, dijo sobre ese momento donde el trabajo no aparecía. La posibilidad llegó de la manera menos pensada, a través de una amiga de su esposa que se había casado con un marinero irlandés. “Que venga Clemente, porque hay un puesto que no es de dibujante, pero es muy fácil. Tiene que tocar unos botones, una boludez, en una fábrica”. Él viajó con la plata que le quedaba de García Ferré y aguardó pacientemente hasta la reunión por el trabajo. Pero un rato antes del encuentro, le avisaron que la empresa había presentado la quiebra.

Tal como le recomendaron, Clemente Montag continúa dibujando, ya que eso es su vida

Comenzó a vagabundear por suelo irlandés a la espera de conseguir trabajo en una editorial, sin embargo, el mercado de ese país se manejaba distinto: “Me dijeron que importaban todo de Inglaterra, pero yo no tenía guita para ir. Lo único que tenía para ofrecerme era hacer unos dibujitos de leprechaun en los pies de página donde van los números. Así que después de trabajar en Anteojito y con las tapas de Patoruzú, terminé haciendo esos duendes por tres mangos. No había lugar para alquilar por esa plata, y menos para ahorrar”.

El regreso al pago fue duro. “Volvimos para acá y me quedé en pelotas”, aseguró, hoy sin eufemismos. “Quedé viviendo en la casa de mi suegra, que gracias a Dios nos dio un lugar para estar. Sin casa, sin auto, en la indigencia peor que se pueda ver”, admitió, mientras mira fijamente a la nada y recuerda su última gran satisfacción laboral. Desde España, la editorial Planeta DeAgostini lo eligió para dibujar La Biblia para los niños, un impactante trabajo de 12 tomos. “Laburé bastante con eso. Me había olvidado. Mi primera Biblia. La verdad que yo a veces la miro y digo ‘madre mía′. Imaginate a Moisés con toda la cola de los israelíes. Fue mucho laburo”.

Clemente Montag fue el guionista de Las nuevas aventuras de Hijitus, que desembarcaron en la pantalla chica en 1995

Clemente Montag fue el guionista de Las nuevas aventuras de Hijitus, que desembarcaron en la pantalla chica en 1995

Reconoce que fue gracias a la ayuda de una psiquiatra pudo mantenerse erguido en la vida. “Dibujar, vos naciste para dibujar”, fueron las palabras que le quedaron resonando y eso es justamente lo que hace. “Yo tengo mi jubilación, mi señora tiene una mínima. Nos alcanza hasta ahí. ¿Trabajo? En las ferias a las que voy, la gente más o menos de una edad de más 30 les encanta lo que fue la época de oro. Pero los pibes es difícil insertarlos otra vez, enseñarles quién es Patoruzú”, analizó.

Previo a este encuentro, este periodista había visto a Busu hace algunos meses, en la feria de coleccionismo más grande del país. Sentado a una mesa junto con su mujer, ambos siempre con una sonrisa, realizaba dibujos a pedido, con Patoruzú y Súper Hijitus liderando el ranking. Hace poco más de una semana un mensaje en su perfil de Instagram alertó a la comunidad: “Ayudame a vivir. Necesito comprar remedios y comida”, rezaba el mensaje y aclaraba que pedía “un cafecito a voluntad para ayudar al maestro en ruinas”.

Pero Busu no se rinde. En la actualidad agradece el llamado de los integrantes del movimiento cultural Banda Dibujada, cuyo trabajo es la difusión de la historieta para niños y jóvenes, brindando numerosos talleres en escuelas y colegios. Incluso piensa en el viaje previsto para mediados de junio, cuando será de la partida como uno de los invitados especiales a la Comic World 2024 que tendrá lugar en Chaco. “Creo que así como tenemos que pensar que nacemos, un día pasamos. Saber que el día de mañana vamos a pasar a otra dimensión. Comprendo en cierta manera que lo que me pasó fue también una gracia de Dios: que haya ido ese día bajo la lluvia. Que haya publicado tanto, que me ponga a dibujar y me cambie el ánimo. El único futuro en mi vida es seguir dibujando”.

Más NoticiasTambién en Nuestras Redes Sociales 

(Vía Infobae)

Continúe Leyendo

Tendencias