Connect with us

Recetas

Francesinha portuguesa. El delicioso sándwich de Oporto

Publicado

on

Cómo hacer una francesinha portuguesa como hacen en Oporto. Uno de los sándwiches más bestiales del planeta es el que se prepara en Oporto y lleva por nombre Francesinha. Está compuesto de capas de pan alternadas con carne de cerdo y lonchas de queso, recubierto de más queso y bañado en una salsa de cerveza y tomate. Suena salvaje y lo es, pero este sándwich se ha hecho tremendamente popular por algo. Y ese algo es que está delicioso.

Lo más adecuado es prepararlo para compartir entre dos. Aunque los hay que son capaces de meterse una Francesinha entera entre pecho y espalda, sin rechistar ni pestañear, y con una guarnición de patatas fritas caseras. Ahí es ná.

Hay cierta controversia sobre su origen y significado aunque al parecer lo ideó Daniel David Silva, un cocinero emigrante que volvió de Francia. Se trata de un plato típico moderno ya que empezó a ser conocido durante los años 60 y desde entonces se ha ido extendiendo a otras regiones portuguesas.

Lo cierto es que no es de extrañar que se haya hecho tan popular, porque este es un sándwich lleno de sabores y matices. La combinación de cerdo, pan, queso y salsa de cerveza picante es soberbia. Si no tienes pensado visitar Oporto en un futuro cercano y no quieres quedarte con las ganas de saber a qué sabe su Francesinha, toma nota de nuestra receta y ponte manos a la obra ¡ya!

Preparación de la base y relleno de la francesinha portuguesa

  1. Empezamos por la salsa, que es lo que más tiempo de elaboración lleva y tiene que estar lista cuando montemos el cuerpo del sándwich. Pelamos y picamos los dientes de ajo y la cebolla.
  2. Calentamos la mantequilla en una cazuela y pochamos en ella el ajo y la cebolla picados. Sazonamos ligeramente. Cuando la cebolla esté blanda y empiece a dorarse, después de unos 6-7 minutos, añadimos el tomate troceado, la cerveza, el tabasco y  la salsa Perrins o Worcestershire. Cocemos a fuego alto durante cinco minutos.
  3. Después añadimos el caldo de verduras, bajamos la intensidad del fuego y cocemos durante 10 minutos más a fuego medio. Separamos un poco de salsa y le agregamos la harina fina de maíz, removiendo para que se diluya. Devolvemos la mezcla a la cazuela.
  4. Trituramos la salsa con una batidora de mano o robot y, si la queréis muy fina, la pasáis por un chino o colador. Volvemos a echar la salsa en la cazuela y calentamos a fuego medio alto, removiendo de vez en cuando para que espese sin que queden grumos.
  5. Después de tres o cuatro minutos habrá espesado, así que la retiramos del fuego y reservamos mientras preparamos el cuerpo del sándwich.
  6. Pasamos los filetes de lomo de cerdo y las salchichas por una sartén a fuego medio alto. Con estas últimas recomiendo cortar por la mitad, longitudinalmente, para que tarden menos en hacerse y se acomoden mejor sobre las rebanadas de pan.

Montaje y presentación final de la francesinha portuguesa

  1. Tostamos las rebanadas de pan de molde y ya tenemos todo listo para montar el sándwich, aunque primero encendemos el horno en función grill a 200º C.
  2. En un plato hondo colocamos una rebanada de pan de molde y encima los dos filetes de lomo de cerdo y una loncha de queso. Cubrimos con otra rebanada de pan de molde tostado y encima las salchichas y otra loncha de queso. Por último tapamos con la última rebanada de pan de molde y cubrimos con la loncha de jamón cocido.
  3. Colocamos cuatro lonchas de queso, que cada una cubra un lateral y un poco de la superficie. Tapamos con la última loncha de queso e introducimos el plato en el horno durante 3-4 minutos o hasta que el queso se haya fundido.
  4. Retiramos el plato con cuidado de no quemarnos y vertemos una buen ración de salsa por encima, en caliente, de modo que cubra la superficie y los laterales. Servimos inmediatamente.

Sigue paso a paso esta receta de francesinha portuguesa en el álbum.

Galería de la receta

Consejos para una francesinha portuguesa perfecta

  • Este es un sándwich para servir recién hecho, con la salsa caliente por encima y el queso fundente.
  • En muchos locales de Oporto sirven la Francesinha con un huevo frito en la superficie, tal y como hemos hecho nosotros, y patatas fritas caseras. Si sois valientes, locos o tenéis mucho hambre, adelante con ello, Si no es el caso, mejor que lo comáis tal cual. Es lo suficientemente contundente él solo como para acompañarlo de nada más.
  • Las carnes se pueden variar al gusto. Podéis aprovechar unas lonchas de rosbif, jamón asado o similar para improvisar una Francesinha.
  • Los tres pisos de sándwich no son obligatorios, podéis hacerlo más pequeño y, dentro de lo que cabe, más ligero.
  • La salsa tabasco es prescindible. Si no sois aficionados al picante no se la pongáis.
  • Es importante no marcar demasiado la carne, que quede jugosa, así como elegir un buen pan de molde que soporte el peso de tanto relleno y no se ablande con la salsa.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Más Recetas Todos los temas en nuestras Redes Sociales

Recetas

Cómo cocer coliflor para que no huela y quede blanca. Trucos de cocina

Publicado

on

Cuando de pequeño mi madre preparaba coliflor, antes de entrar, ya sabía lo que iba a comer… sí, no sólo el sabor, el olor es inconfundible. No era un ingrediente que me gustase especialmente, pero con el tiempo se ha convertido en uno de mis imprescindibles en la cocina, no se si será la edad, pero su sabor y combinaciones me encantan.

En el blog encontraréis un montón de recetas con coliflor, es ya una de esas verduras que en temporada siempre encontraréis en mi nevera. Partiendo de esta receta de coliflor cocida con un poquito de aceite de oliva virgen extra y sal, podéis preparar nuestro clásico gallego, coliflor con bacalao, una deliciosa coliflor gratinada con bechamel, una original tortilla de coliflor y cebolla, la tradicional coliflor al horno, en forma de buñuelos, con unas migas saludables o porque no, como base de una pizza.

En la receta de hoy os voy a enseña a cocer coliflor perfectamente sin pasarse con los tiempos (para que no quede como un puré), que mantenga sus nutrientes y sin olor. Además para que sea más apetecible, es fundamental aprender cómo cocer la coliflor para que se quede con un color blanco que entre por los ojos.

Espero que estas cuatro formas de preparar la coliflor y los truquis finales os animéis a comer más coliflor en casa, preparar platos saludables, sencillos y sabrosos para que tanto grandes como pequeños disfruten con esta verdura.

Limpieza de la coliflor de la forma más básica

  • Lavamos la coliflor y retiramos las posibles hojas que pueda tener. Escurrimos bien y separamos la coliflor en ramilletes más bien grandes, cortándolos del tronco central, aunque esto iría al gusto de cada uno. Reservamos el tallo central y las hojas que la protegen que reservaremos para otras preparaciones y así aprovechar su sabor para purés o cremas de verduras.

4 formas de cocer la coliflor para que te quedé perfecta

  1. En olla rápida o express. Echamos 200 ml. de agua aproximadamente y ponemos encima los ramilletes de coliflor. Cerramos la olla y subimos temperatura al máximo hasta que salgan las dos anillas. En 3 minutos sacamos del fuego y esperamos a que baje la presión totalmente. Una forma de tener la coliflor perfecta y al dente para tomar así u otras preparaciones.
  2. En olla o cazuela tradicional. Cocción con mucha agua. Ponemos al fuego la cazuela con abundante agua y un poco de sal, cuando esté hirviendo incorporamos la coliflor y cocimos durante 5 minutos a fuego alto y 5 minutos a fuego medio bajo, puedes ir pinchando con un tenedor para ver si esta a tu gusto. Sacamos del fuego y escurrimos el agua. Reservamos.
  3. En olla o cazuela tradicional al vapor o cocción mixta. Ponemos los ramilletes de coliflor en una cazuela grande y añadimos 1 o 2 dedos de agua con un poco de sal a la cazuela y la tapamos. Cocemos la coliflor a fuego medio/bajo, durante 11 minutos desde que comience a hervir. Sacamos del fuego y escurrimos el agua. Reservamos. Si la queréis hacer al vapor de forma tradicional, necesitáis una vaporera o un colador muy grande y amplio. Colocamos los ramilletes de la coliflor en la vaporera, tapamos con la tapadera de la cazuela y cocinamos durante 12 o 13 minutos a fuego alto. Siempre probando para que la cocción esté a tu gusto. Sacamos la coliflor de la vaporera y reservamos en una fuente.
  4. En el microondas. Si tenemos un estuche de vapor para microondas mucho mejor. Sino también te vale cualquier recipiente con tapa apto para microondas. Esta es la forma más fácil de cocción, sólo tendrías que poner los ramilletes de la coliflor en el estuche o algún recipiente apto con una pizca de sal y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Introducimos en el microondas y cocinamos la coliflor durante unos 6 minutos a 900 w o 7 minutos a 800 W. En el caso de del microondas para cocer una coliflor tendremos que hacerlo en 2 tandas, pues una coliflor entera no cabe, pero es el método donde menos vas a notar el olor de la cocción. Pruébala antes de comer, por si necesita un punto más de sal.

Sea el método de cocción elegido, lo importante es conservar todos sus nutrientes al máximo y que quede un poco al dente como la pasta. Tiene que quedar con una textura cocida sabrosa pero con un toque crujiente que haga que sea apetecible al paladar.

Galería de la receta

Trucos y consejos para que te quede una coliflor de rechupete

El olor que desprende la coliflor al cocerla es consecuencia de una sustancia azufrada presente en la composición de la coliflor, los isocianatos. Este efecto se puede disminuir con estos sencillos trucos.

  • Añadiendo sal a la cocción. Aseguramos que el vegetal no pierda su color, quede brillante y apetitoso.
  • Con un poco de leche en la cocción, así neutralizamos los componentes azufrados que hacen que huela. Es un ingrediente perfecto si vas a preparar una crema o un puré de coliflor, pues da también sabor a la crema.
  • Con un chorrito de vinagre de manzana o zumo de limón. Los ácidos del vinagre o del limón neutralizan los isocianatos, evitando que huela y que luego, el vegetal quede con sabor ácido.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Más Recetas Todos los temas en nuestras Redes Sociales

Continúe Leyendo

Recetas

Pan de maíz casero. Receta de un pan fácil y rápido de preparar

Publicado

on

Para los cocinillas como yo, hacer pan casero impone mucho respeto. Al menos lo hace la primera vez, porque cuando uno se pone a ello y comprueba que la cosa no es para tanto los miedos se desvanecen. Sobre todo sí es con una receta tan sencilla como la de este pan de maíz, al alcance de cualquiera. Basta con tener conocimiento de una serie de fundamentos necesarios, ponerlos en práctica, y listo.

Este es un pan fácil, sin complicaciones, ni amasados largos, ni necesidad de estar pendientes de la masa durante la fermentación, ni proporciones complicadas, ni nada que se le parezca. Solo hay que organizar los tiempos en función de cuándo se quiere tener listo.

A cambio se obtiene un pan de miga sabrosa y densa, que contrasta con el crujiente de la corteza. Ideal para comer recién hecho (como con el resto de panes, la verdad sea dicha), pero también para rebanar, tostar y disfrutar en los días posteriores, si es que sobra algo.

Echad un vistazo a la receta antes de poneros manos a la obra y no os dejéis desalentar por las explicaciones, pues son muy básicas y fáciles de seguir. Animaros con este pan de maíz en cuanto podáis, os aseguro que está de rechupete y que no durará mucho más de un asalto.

Preparación de pan de maíz

Preparación del prefermento o biga

  1. Separamos, de la lista de ingredientes, 125 gramos de harina de trigo, 75 gramos de agua y 2 gramos de levadura fresca de panadero. Introducimos la harina en un recipiente amplio y hondo, hacemos un agujero en el centro (a modo de volcán).
  2. Calentamos ligeramente el agua, solo para entibiar, y deshacemos en ella la levadura fresca. Vertemos la mezcla en el recipiente con la harina y removemos para integrar todos los ingredientes.
  3. Al principio será posible hacerlo con una cuchara o con los dedos, pero según se vaya incorporando la harina la mezcla irá tomando consistencia y necesitaremos amasar con las manos. Esto podemos hacerlo fuera del recipiente, sobre la encimera.
  4. Cuando hayamos obtenido una masa homogénea y uniforme la boleamos y la introducimos de nuevo en el recipiente. Lo tapamos con papel film y dejamos que fermente entre cuatro y seis horas, a temperatura ambiente, en un lugar más bien cálido (sobre 23-24 ºC).
  5. También podemos preparar el prefermento por la tarde, dejar que fermente las dos primeras horas a temperatura ambiente y el resto (toda la noche) dentro de la nevera. Al día siguiente lo sacamos de la nevera y lo dejamos atemperar durante una hora antes de proseguir con la receta.

Preparación de la masa de pan

  1. Tras el tiempo de levado el prefermento habrá aumentado mucho de volumen, quizás hasta el triple, y la superficie se verá esponjosa e irregular. El siguiente paso es añadir al recipiente los 250 gramos de harina de maíz, los 125 gramos de harina de trigo y los 4 gramos de levadura fresca restantes y 250 gramos de agua (nos reservamos una pequeña cantidad para ajustar la consistencia de la masa sobre la marcha).
  2. Una vez mezclado todo, lo pasamos a la encimera y amasamos. Es posible que la masa quede demasiado seca, por lo que añadimos el agua reservada poco a poco y la vamos incorporando hasta que esté manejable y no se nos pegue a las manos ni a la encimera.
  3. Extendemos la masa sobre la encimera, espolvoreamos la sal por encima y amasamos durante unos 10 minutos. Una vez terminado el amasado, engrasamos un bol con una fina capa de aceite y lo enharinamos con generosidad. Dejamos que la masa fermente en su interior, a temperatura ambiente, durante una hora y media o hasta que haya aumentado sensiblemente de volumen.
  4. Damos la vuelta al bol sobre una bandeja de horno cubierta con papel vegetal enharinado o un tapete de silicona procurando no romper ni deformar la masa (es por esta razón que es importante enharinar el cuenco generosamente en el paso 5). Dejamos que nuestro futuro pan de maíz repose al aire unos 15 minutos antes de llevarlo al horno.
  5. Tras este último reposo espolvoreamos el pan con harina y lo greñamos, es decir, practicamos uno, dos o más cortes en la superficie (al gusto).
  6. Cocemos a 230º C (horno precalentado con calor arriba y abajo) durante 45 minutos, los 15 primeros con vapor. Para generarlo, en caso de no tener un horno con función vapor, colocamos un recipiente con agua en la base del horno y lo retiramos después del tiempo indicado.
  7. Cuando el pan esté dorado y horneado a nuestro gusto lo retiramos del horno. Dejamos enfriar sobre una rejilla metálica antes de cortar y disfrutar.

Aquí tenéis todas las fotos donde muestro como preparar esta receta paso a paso. No os perdáis detalle para que os salga un pan de maíz de rechupete.

Galería de la receta

Consejos para un pan de maíz de rechupete

  • Aunque ya lo he comentado en el proceso de elaboración un par de veces, repito de nuevo lo importante que es enharinar bien el bol en el que dejemos reposar la masa para que no se pegue cuando la traspasemos a la bandeja del horno.
  • En lugar de una sola hogaza se puede dividir la masa por la mitad y hacer dos panes más pequeños. Uno se puede congelar y el otro consumir directamente.
  • Este es un pan que congela muy bien, así que sí sobra (cosa que en casa no ocurre jamás), se puede rebanar y llevar al congelador. Luego solo hay que sacar las rebanadas que uno quiera consumir, descongelar a temperatura ambiente y listo.
  • No todos disponemos de un horno con función vapor, pero crearlo en el nuestro es muy sencillo. Basta con introducir un bol con agua caliente en la base del horno.
  • Si la corteza queda muy clara o blanda por debajo, podemos tenerlo los 10 últimos minutos dado la vuelta, o incluso 5 minutos más de tiempo. Y si se oscurece pronto bajamos la temperatura del horno a 210 ºC.
  • Para un pan con más volumen y de miga más esponjosa, es posible usar más levadura, aumentando la cantidad total a 10 gramos -usando 2 gramos para el prefermento y 8 para la masa final-.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Más Recetas Todos los temas en nuestras Redes Sociales

Continúe Leyendo

Recetas

Arepas venezolanas con relleno la Reina Pepiada

Publicado

on

Hablar de arepas, es hablar de Venezuela y de su gente. Como nos pasa con el pan a los españoles, la arepa es un alimento esencial y diario en el menú de los venezolanos. También se preparan y consumen en otros países cercanos como Colombia, aunque con algunas variaciones en su elaboración o rellenos. Ya hemos preparado algún plato típico venezolano como los tequeños o pasapalos, así que no podía faltar en el blog esta receta.

El origen de esta masa preparada con harina de maíz se remonta muchos siglos atrás, cuando los indígenas molían el maíz entre dos piedras lisas, hacían bolas con ella y las asaban en un utensilio llamado “aripo” (una plancha un poquito curva fabricada en barro).

Precisamente de ahí viene el nombre de “arepa”. En la actualidad, al ser un plato “nacional” se puede encontrar en todos los hogares, sean ricos o pobres, tanto en un lujoso restaurante como en un puesto callejero. Se consume durante todo el día, en los almuerzos, en las cenas y por supuesto en los desayunos, donde es la estrella invitada en la mayoría de las casas de este país caribeño.

Los rellenos de las arepas son interminables, y casi podemos decir que hay uno diferente por cada cocinero/a de cada casa o restaurante. Se abren en dos mitades y bien calientes, se rellenan con imaginación y con ingredientes como las arepas rumberas (con pernil), de queso, de jamón y queso, de pollo, carne mechada, etc… Las arepas de hoy vamos a rellenarlas con una de las recetas más populares, llamada “La reina pepiada” en honor a una hermosa joven que se proclamó Miss Universo en 1955.

Las arepas sin relleno son una receta “sin gluten”, por lo que podéis degustarla los celíacos, rellenándolas luego como más os guste. Espero que os animéis y las preparéis en casa. ¡Adelante Venezuela!

Preparación de las arepas. Masa de arepas y forma

Las arepas se elaboran con harina de maíz ya precocida, que puede ser blanca o amarilla. En España la más habitual en cualquier gran superficie es la marca P.A.N., la cual es perfecta ya que es también muy usada en Venezuela y el resultado final es satisfactorio.

  1. Echamos el agua en un bol grande y salamos. Añadimos la harina y comenzamos a remover con la ayuda de una cuchara o tenedor. Al utilizar agua tibia, conseguimos que la harina se integre mejor y no se produzcan grumos.
  2. En cuanto vemos que coge consistencia la mezcla, pasamos a trabajar con las manos. Vamos mezclando/amasando en movimientos de fuera hacia dentro, de manera que la harina absorba completamente el agua y nos resulte una masa uniforme y compacta. Sabemos que la masa está en su punto óptimo cuando no se pegan a las manos.
  3. Lavamos las manos y vamos haciendo bolas del tamaño un poco mayor que una nuez (como si hiciésemos albóndigas) y las aplastamos hasta conseguir una forma redondeada. Como vamos a rellenarlas, las haremos de un dedo de grosor (1,5 cm) y entre 8-10 cm de diámetro.
  4. Si vemos que se nos ha formado alguna grieta en la masa, le damos con un poco de agua y la cerramos.

Arepas a la plancha. Una forma de hacerlas

  1. En una sartén bien caliente (haremos de 4 en 4), echamos un poco de aceite (para que luego no se nos peguen). Calentamos a temperatura media para que las arepas se vayan cocinando bien y no resulten crudas por dentro. Las cocinamos vuelta y vuelta, aproximadamente unos 14-20 minutos.
  2. Tenemos que ir mirando que adquieran cierto color dorado/tostado por el exterior. No hay prisa y veréis como se van haciendo a vuestro gusto. Las que veáis que ya están en su punto las ponemos en una bandeja en el horno a 100º C para que no pierdan temperatura. Así mantendrán el crujiente exterior.
  3. Vamos repitiendo el proceso con el resto y reservamos en una fuente cuando estén todas hechas. Las tapamos con un paño para que no enfríen o hacemos el truqui del horno que os comentaba anteriormente.

Preparación del relleno «La reina pepiada» de nuestras arepas

  1. Cortamos la carne de pollo en pequeños trozos y la salpimentamos al gusto. Podemos usar la que más nos guste como pechuga, contramuslo, muslo, etc…
  2. En un sartén con un poco de aceite, vamos pochando la cebolla, el ajo, y más tarde añadimos la carne de pollo. Salteamos hasta que nos quede jugosa y reservamos todo en un bol.
  3. Pelamos el aguacate, quedándonos con la carne más madura del interior. Lo cortamos en trocitos pequeños, lo añadimos al bol y mezclamos bien todos los ingredientes. Al estar maduro el calor lo ablandará y se mezclará fácilmente con el resto de ingredientes.
  4. Añadimos ahora 3 cucharadas de mayonesa y mezclamos. ¡Y ya tenemos listo nuestro delicioso relleno! También podéis usarlo para otras recetas latinoamericanas que se rellenan, como fajitas, burritos, empanadas, … etc.
  5. Cortamos las arepas por la mitad longitudinalmente, sin llegar al fondo, y metemos dentro el relleno calentito. Simplemente deliciosas.

No dejéis de disfrutar de las fantásticas recetas de arepas que tenemos en el blog. Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de arepas Reina Pepiada en este álbum.

Galería de la receta

Historia sobre “La reina pepiada”

Se puede decir que esta es la arepa más famosa del país, actualmente es común en muchos establecimientos con distintas formas y preparaciones. Su creador es Heriberto Álvarez, de 83 años y proveniente de la población de Las Araujas, en el estado Trujillo.

El origen del nombre “reina pepiada” se remonta al año 1955, cuando la modelo venezolana Susana Dujim ganó el certamen Miss Mundo. Heriberto y su familia, regentaban un negocio en Caracas llamado “Los Hermanos Álvarez” (en la Gran avenida).

En honor al logro de Susana vistieron a una de sus sobrinas, de 12 años, como una Reina y la colocaron en una especie de altar. Uno de los transeúntes que se acercaron fue el mismísimo padre de la Miss, que preguntó curioso el porqué de la coronación de la niña.

Al enterarse de la razón se identificó como el padre de Susana y dijo que llevaría a su hija a comer al negocio de los Álvarez. Al presentarle la arepa tostada con el relleno de pollo y aguacate en honor a ella, la bautizaron como “la reina” y como a las mujeres con muchas curvas de esa época se les llamaba “pepiadas”, finalmente quedó el nombre de “reina pepiada”. Una bonita historia para cerrar esta receta.

Esta historia la quiero completar con el comentario de una amiga colombiana, Margarita Buitrago. Reclama que en su país las arepas son también una institución y nos aclara un poco la diferencia entre unas y otras, creo que es interesante para que podáis diferenciarlas.

«Las arepas no sabemos si son colombianas, venezolanas o incluso mexicanas porque en México les dicen «gorditas» porque son como las tortillas pero más gruesas… Así este es un misterio que sólo nuestros queridos ancestros indígenas conocen. Sé por una muy buena amiga venezolana que ellos no preparan las arepas directamente con el maíz como nosotros en Colombia, sino que en Venezuela la tradición es hacerlas con harina de maíz precocida (tipo P.A.N.). Las arepas colombianas se preparan con maíz trillado, que no es otra cosa que maíz seco tanto blanco como amarillo, que se deja secar en la planta. Este maíz se debe cocer en olla express preferiblemente o a veces se cuece en leña hasta que ablanda lo suficiente para poder molerlo. También se usa el «choclo» o maíz tierno recién cortado de la planta, con el que también preparamos arepas, envueltos y tortas de choclo (horneadas tipo bizcocho o fritas tipo buñuelo), entre otras cosas.»

Más Recetas Todos los temas en nuestras Redes Sociales

Continúe Leyendo

Facebook

Tendencias

Copyright © 2020 CharataChaco.Net - Todos los Derechos Reservados - Registro de Marca del I.N.P.I. en la clase 35 del nomenclador de marcas. - Está permitida, la reproducción del contenido de este sitio, bajo la condición de mencionar la fuente.