Connect with us

Recetas

11 salsas italianas para acompañar la pasta que debería probar, por lo menos una vez en tu vida

Publicado

on

Las salsas más tradicionales que deberías conocer si vas a acompañar pasta italiana.

¿Qué fue antes: el huevo o la gallina? Mejor dicho, ¿qué fue antes: la pasta o la salsa? Difícil responder a cualquiera de las dos preguntas, pero vamos a la que nos interesa más a nosotros.

Cuando hacemos pasta italiana es importante elegir el tipo de pasta que vamos a preparar (espaguetti, macarrones, farfalle o fusili de colores, tallarines, garofallo, gnocchi, fetucine, raviolis…), pero casi tan importante (o más) es elegir la salsa con la que la acompañaremos. Es más, a menudo es la propia salsa la que condiciona la elección de la pasta que vamos a cocinar. Pero tranquilos. Tenemos algunos consejos para emparejar de la mejor manera las pastas con las salsas que mejor le van.

Tipos de salsa italiana según la pasta a la que acompaña

  1. Salsas ligeras. Estas son las que llevan tomate fresco, aceite, ajo, incluso moluscos. Se recomienda utilizar espaguetis medios o finos.
  2. Salsas espesas. Aquellas condimentadas; también el ragú de carne, por ejemplo. Van bien con pastas gruesas largas y macarrones rayados.
  3. Salsas verdes o blancas. También las que llevan setas. Los tallarines y cintas son perfectos para este tipo de salsas.
  4. Salsas con bacon, jamón o salchichas. Ideales para macarrones y plumas.

Así que toca decirnos, pero… ¡es más difícil de lo que parece! Bueno, a los que nos consideramos amantes de la pasta nos lo parece… ¡Pero al lío, que hay mucho!

Bolognesa, carbonara, arrabiatta, pesto, quattro formaggi, puttanesca… y así podríamos estar casi hasta el infinito… Hay tantas salsas como gustos en el mercado. Y tantas formas de prepararlas, incluso las más básicas, como cocineros ante los fogones. Vamos a escoger una selección de salsas sencillas y siempre efectivas para disfrutar en casa con o sin compañía. Porque la pasta, ya lo sabemos, nos da ratos de plena felicidad.

Y además os presentamos el acompañamiento ideal para la pasta de la mano de Garofalo, todo un referente mundial en pasta italiana. Una selección de aderezos y salsas ya listas, la solución perfecta para elaborar platos de pasta excelentes con el mínimo esfuerzo. Empezamos por las de siempre, las más comunes y recurrentes en nuestros hogares:

1. Salsa bolognesa

Podríamos definir esta salsa como un símbolo de la tradición gastronómica italiana. Al menos así lo percibimos nosotros. Esta salsa, la salsa bolognesa es ¡la favorita de los más pequeños!, es un recurso fácil para acertar siempre. Y aunque como en todo, cada maestrillo tiene su librillo, aquí os contamos la manera típica de prepararla en el país vecino.

Una receta de la tradición emiliana, la salsa boloñesa Garofalo, combina una armonía de texturas y sabores para preparar una receta de pasta a la boloñesa, incluida una lasaña o canelones, en un plis plas.

Elaboración de la salsa boloñesa casera

Ingredientes para cuatro personas: 40 g de mantequilla, 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 cebolla picada, 1 rama de apio picado, 1 zanahoria picada, 250 g de carne picada, 1 cucharada de concentrado de tomate, sal y pimienta.

  1. Calentamos la mantequilla y el aceite de oliva en una cazuela pequeña.
  2. Echamos la cebolla, el apio, la zanahoria y la carne. Salpimentamos la mezcla al gusto.
  3. Mezclamos bien y cocemos a fuego lento durante unos minutos hasta que las hortalizas queden tiernas y la carne empiece a dorarse. Mezclamos el tomate con un poco de agua y lo vertemos.
  4. Tapamos la cazuela y dejamos cocer la salsa a fuego muy lento durante una hora y media. Debemos vigilar y añadir agua caliente si vemos que queda seca.
  5. El tipo de carne que utilices determinará el resultado final al mezclarla con la pasta. También puedes añadir champiñones para enriquecer la receta.

2. Salsa carbonara

Otra de las salsas más populares, la salsa carbonara. En el blog tenéis la receta para hacer los auténticos carbonara en casa, sólo tenéis que pulsar el link anterior. Necesitamos huevo, queso Parmesano y Pecorino, panceta, mantequilla, sal y pimienta negra son los ingredientes de esta famosa salsa. ¿Echáis algo de menos? ¡Exacto!, no lleva nata líquida. Así que en este caso debemos deciros que, en realidad, echáis algo de más. Y que no se entere un italiano… Si queremos añadir cremosidad a la salsa, basta con añadir un poco de agua de la cocción de la pasta. 

Y si la queréis preparar en casa. Salsa carbonara

Ingredientes para cuatro personas: 25 g de mantequilla, 100 g de panceta o guanchale en dados, 2 huevos batidos, 40 g de queso Parmesano recién rallado, 40 g de queso Pecorino recién rallado, sal y pimienta negra.

  1. Fundimos la mantequilla en una cazuela y echamos la panceta hasta que se dore el ajo, que retiraremos.
  2. Mientras tanto, cocemos la pasta con la que queramos acompañar la salsa, escurrimos y añadimos a la panceta.
  3. Retiramos la cazuela del fuego, agregamos el huevo, la mitad del Parmesano, la mitad del Pecorino y una pizca de pimienta.
  4. Mezclamos bien. Añadimos el resto de queso, volvemos a remover y servimos.

3. Salsa napolitana

Se trata de una salsa de tomate enriquecida con ajo y distintos tipos de hierbas, como orégano, albahaca o perejil. En Italia se la denomina también salsa marinara. Es una salsa que suele quedar muy bien con unos espaguetis, por eso en el blog tenemos la receta de pasta Napolitana, que te animo a que leas.

Sencilla, para quienes no se quieren complicar la vida sin renunciar al sabor de Italia, y perfecta cuando espolvoreamos sobre ella abundante queso Parmesano o Pecorino.

Desde la cocina tradicional de Campana, la salsa a la napolitana de Garofalo mezcla el dulzor de los tomates frescos italianos y el sabor consistente del vino tinto. Una receta con cebolla, zanahoria, apio, laurel y romero que te trasladará a Italia. Ya sabes, si no tienes el día cocinillas, también puedes abrir su salsa y listo.

Y si la quieres elaborar en casa. Salsa napolitana

Ingredientes para cuatro personas: 4 dientes de ajo picados, 500 g de tomate entero pelado, 1 cebolla, 25 g. de apio, 1 zanahoria, 1 hoja de laurel, unas hojas de albahaca fresca, un toque de romero, sal, pimienta negra recién molida, 100 ml. de vino tinto y 50 ml de aceite de oliva virgen extra.

  1. Calentamos el aceite en una cazuela y sofreímos los dientes de ajo hasta que estén dorados. Reservamos.
  2. Hacemos el resto del sofrito, cebolla, apio y zanahoria picada muy finita, en el mismo aceite de oliva que tenemos en la sartén y pochamos bien. Añadimos los ajos.
  3. Trituramos los tomates y los agregamos a la cazuela. Salpimentamos y añadimos el vino tinto.
  4. Cocemos durante 30 minutos a fuego medio con una hoja de laurel y un poco de romero. Es importante probar la salsa para poder rectificar la sal o la pimienta.
  5. Un truco si la salsa nos resulta ácida es añadirle un poco de azúcar. Cuando encontremos el punto perfecto de nuestra salsa de tomate napolitana, añadimos la albahaca, removemos y ya la podemos usar.

4. Salsa a la parmesana

Para los amantes del queso, ¿cómo no? Una salsa cremosa que nos hace muuuuy felices.

La salsa a la parmesana de Garofalo es un clásico de la cocina siciliana que evoca los sabores del verano. Una receta cremosa y original preparada con berenjenas, tomates maduros, sal, albahaca, aceite de oliva virgen extra y queso ricotta salado.

5. Salsa pesto genovés

Esta salsa pesto genovesa es una de las salsas con más sabor y personalidad. Sencilla y rápida de preparar. Pero tiene tantos amantes como odiadores.

Ingredientes para cuatro personas: 1 manojo de albahaca fresca (de hoja grande), 2 cucharadas de queso de oveja seco rallado, 1 puñado de piñones, 1 o 2 dientes de ajo, aceite de oliva y sal.

Elaboración de la salsa pesto

  1. Machacamos los ajos con los piñones y la albahaca en el mortero hasta conseguir una pasta fina.
  2. Después añadimos el queso rallado, mezclamos bien y echamos aceite de oliva poco a poco, hasta conseguir una crema espesa. También podemos triturar todos los ingredientes en la batidora.
  3. A la hora de servir, se añade a esta salsa espesa un chorro del agua de la cocción de la pasta para que sea más líquida y se mezcle bien.
  4. Podemos cambiar los piñones por otro fruto seco. Hay también un pesto rosso (rojo), que se prepara sustituyendo total o parcialmente la albahaca por tomates secos rehidratados y conservados en aceite.
  5. He elegido estas recetas, perfectas para acompañar con un buen pesto italiano. Los casarecce con pesto, unos deliciosos tomates asados, una pizza o con unos sencillos calabacines.

Una salsa perfecta para una cena romántica o un partido en casa con los amigos, va bien con todo. Esta receta tiene dos versiones, una rápida y otra lenta.

Si no tienes tiempo, Garofalo te lo pone fácil, pues además de su pasta tienen una buena selección de salsas, entre ellas, la salsa pesto, abrir y listo.

Y vamos con algunas no tan populares… salsas especiales

6. Salsa arrabiata

No apta para todos los públicos. En este caso, comensales. Esta salsa es para los amantes del picante

Ingredientes para cuatro personas: un kilo de tomates pelados picados o triturados, 2 o 3 dientes de ajo, 3 o 4 guindillas frescas o cayena secas, orégano, aceite, sal y albahaca fresca.

Elaboración de la salsa arrabiata

  1. Aplastamos los ajos y los ponemos en una sartén o cazuela con aceite. Cuando hayan dejado todo su aroma, añadimos la guindilla picada y el tomate picado o triturado.
  2. Salpimentamos y dejamos cocer una media hora, primera a fuego fuerte y luego suave.
  3. A media cocción añadimos un poco de agua de hervir la pasta para que no se seque la salsa (la misma solución que utilizamos para dar cremosidad a nuestra salsa carbonara).
  4. Rectificamos de sal y añadimos el orégano y la albahaca picada.
  5. Escurrimos la pasta y la añadimos a la salsa, removemos para que se impregne bien y servimos acompañada, claro, con queso rallado.

7. Salsa funghi

La salsa de setas es la salsa perfecta para esta época del año: el otoño. Pero que no cunda el pánico. Claro que lo ideal es prepararla con setas frescas de temporada, pero el resto del año podemos hacerla con setas deshidratadas

Ingredientes para cuatro personas: 25 g de setas secas, 1 cebolla pequeña, 2 cucharadas de aceite de oliva, 5 cucharadas de vino blanco seco, 3 cucharadas de concentrado de tomate, sal y 40 g de queso Parmesano rallado.

Elaboración de la salsa funghi

  1. Ponemos las setas en un cuenco, cubrimos con agua tibia y dejamos en remojo 1 hora.
  2. Escurrimos bien y las picamos finas con la cebolla. Calentamos el aceite en una cazuela, echamos la setas y la cebolla, y freímos a fuego lento, removiendo de vez en cuando, durante 5 minutos.
  3. Vertemos 120 ml de agua y salamos ligeramente. Agregamos el vino y cocemos hasta que se evapore.
  4. Incorporamos el tomate y cocemos a fuego medio 30 minutos. Por último incorporamos el queso Parmesano y la agregamos a la pasta.

8. Salsa amatriciana

Una de las salsa con más historia, tradición y sabor. Con ingredientes como el tomate, cebolla, guindilla y panceta podemos lograr una salsa con un sabor diferente a las que estamos acostumbrados a utilizar para nuestros platos de pasta. 

Ingredientes para dos personas: aceite de oliva para engrasar, 100 g de panceta en dados, 1 cebolla en rodajas finas, 500 g de tomates pelados, despepitados y en dados, 1 guindilla fresca, despepitada y troceada, sal y pimienta.

Elaboración de la salsa amatriciana

  1. Engrasamos una cazuela con aceite, echamos la panceta y freímos a fuego lento hasta que suelte la grasa.
  2. Añadimos la cebolla y rehogamos 10 minutos, removiendo, hasta que se dore ligeramente.
  3. Agregamos el tomate, la guindilla, sal y pimienta, y proseguimos con la cocción 40 minutos, añadiendo agua tibia si fuera necesario. Mezclamos con la pasta y servimos.

9. Salsa puttanesca

Es uno de los más completos acompañamientos para pasta. Es fácil y rápida de preparar, pero lo mejor es que es sabrosa y potente. Su origen, en el sur de Italia, al parecer está ligado a los burdeles, donde se preparaba para saciar y seducir a los clientes. De ahí su peculiar nombre…

Ingredientes para cuatro personas: 2 dientes de ajo, 5 anchoas en salmuera, 1 guindilla roja, 40 g de alcaparras, 60 g de aceitunas negras deshuesadas, 250 g de tomate natural en conserva (troceado), aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra molida.

Elaboración de la salsa puttanesca

  1. Picar los ajos, la guindilla, las anchoas y las aceitunas. Calentar aceite en una sartén y sofreír el ajo con la guindilla y las anchoas, machacando la mezcla para que se integre bien y se desprendan todos sus aromas.
  2. Cuando el ajo esté dorado, añadimos las alcaparras y las aceitunas y cocemos un par de minutos.
  3. Añadimos el tomate y cocemos a fuego suave hasta reducir. Por último salpimentamos al gusto e incorporamos un poco de agua de cocción si hiciera falta para ligar mejor la salsa.

10. Salsa gremolata o gremolada casera

La gremolata o gremolada quiere decir ingrediente molido o algo reducido a una textura fina de granos. Pues en realidad no deja de ser perejil fresco majado con mortero, aunque de la forma más tradicional.

En nuestro caso, la hemos preparado con un cuchillo bien afilado, pero también se puede hacer con una picadora eléctrica. Os damos ideas y vosotros luego ya en casa, como queráis hacerla. ¿Te animas a preparar esta salsa? La puedes ver en el blog, en este link de gremolata casera.

11. Salsa a la sorrentina

La salsa sorrentina en originaria de Sorrento, una localidad de Nápoles que la prepara desde siempre y que es seña de identidad. Se trata de una elaboración con ingredientes muy básicos, tomates, ajo, albahaca fresca y mozzarella. 

Ingredientes para 4 personas: 1200 g. tomate, 1 diente de ajo, 125 g. de queso mozzarella, aceite de oliva virgen extra, albahaca fresca y sal.

  1. En una cazuela calentamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Añadimos el diente de ajo entero y lo doramos ligeramente. Si empleamos tomates frescos los escaldaremos unos segundos en agua hirviendo y les retiramos la piel fácilmente. Si decidimos utilizar tomates en conserva, enteros y pelados, no será necesario más que los escurramos retirando el líquido.
  2. Añadimos los tomates enteros y sin piel y los cocinamos 5 minutos. Agregamos unas hojas de albahaca fresca y continuamos cocinando los tomates 20 minutos a fuego medio bajo. Es importante que estemos pendientes de la salsa y la removamos de vez en cuando para evitar que se pegue al fondo de la cazuela. Reservamos. Vamos con la cocción de la pasta.

No sé a vosotros, pero a mi me ha entrado hambre… ¿Adivináis qué me voy a preparar?

¡Buen provecho!

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.



Más Recetas Todos los temas en nuestras Redes Sociales

Recetas

Tortilla de espárragos y jamón. Receta perfecta para una cena o comida ligera

Publicado

on

Cómo hacer tortilla de espárragos y jamón. Que nos os engañe la corta lista de ingredientes, porque esta tortilla de espárragos con jamón es una delicia. Yo soy muy fan de este tipo de recetas y pocas combinaciones de huevo con cosas hay que me disgusten. Si os sentís identificados con lo que acabáis de leer, esta receta también es de las vuestras.

Me encantan los espárragos en todas sus formas: verdes y blancos. Los he cocinado (y comido) salteados, a la plancha, asados, cocidos, en crema, en tempura y mucho más. Sin embargo, en tortilla no los había hecho hasta ahora. Afortunadamente, para todo hay primeras veces y os adelanto que, en este caso, no será la última.

Es una receta facilísima de preparar, además de sana y sabrosa. La podéis preparar solo con espárragos (atención vegetarianos), aunque el jamón le da un punto de sabor excelente. Es un ingrediente que transforma todo aquello en lo que se incluye.

Es importante darle un buen punto al huevo para que quede jugosa y sofreír los espárragos en su justa medida, para que queden bien cocidos pero al dente. Si domináis estos dos aspectos, entonces os encontraréis con un platazo que (posiblemente) se quede en vuestro repertorio para siempre. Una tortilla de espárragos ¡de rechupete!

Preparación de tortilla de espárragos y jamón

  1. Pelamos y picamos la cebolla en pequeños trozos, lo más regulares posible para que se hagan por igual. Pelamos y rallamos el diente de ajo.
  2. Calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén y pochamos la cebolla y el ajo a fuego lento durante unos 10 minutos o hasta que la cebolla se vuelva translúcida. Mientras se pochan estas verduras preparamos los espárragos. Los lavamos y retiramos la parte dura del tronco. Cortamos el resto en discos de 1/2 centímetro aproximadamente, incluidas las yemas de los espárragos.
  3. Agregamos a la sartén y removemos para incorporar. Sofreímos, a fuego medio, durante un par de minutos. Añadimos el jamón, removemos y sofreímos durante un par de minutos más.
  4. Batimos los huevos en un recipiente hondo y añadimos las verduras pochadas. Sazonamos al gusto y removemos bien.
  5. En una sartén más pequeña calentamos un poco de aceite y volcamos la mezcla de huevo y verduras en su interior. Cuajamos la base sin remover ni tocar la mezcla, dejando que se cocine sola, a fuego medio.
  6. Volteamos la tortilla como haríamos con la clásica española, colocando un plato boca abajo sobre la sartén y girando. Ponemos un poco más de aceite en la sartén y, cuando esté caliente de nuevo, deslizamos la tortilla desde el plato hasta el interior de la sartén.
  7. Cuajamos por la otra cara, nuevamente sin tocar, durante un par de minutos más a fuego medio. Retiramos de la sartén y dejamos reposar la tortilla unos minutos antes de servir, para que coja cuerpo y no se desmorone al cortar. La podemos acompañar de una ensalada y pan casero para una cena o un almuerzo ligero de rechupete.

Podéis ver todas las fotos de esta receta paso a paso en este álbum. No os perdáis detalle y os saldrá una tortilla de rechupete.

Galería de la receta

Consejos para una tortilla de espárragos y jamón perfecta

  • Esta tortilla se puede hacer como la tradicional tortilla francesa, es decir, doblando por la mitad y dándole forma de media esfera. A gusto.
  • También se puede hacer en versión individual, dividiendo la mezcla en dos y cuajando/formando las tortillas en una sartén más pequeña.
  • Os aconsejo usar huevos de corral y lo más frescos posible, su sabor es increíble y se nota mucho la diferencia.
  • Lo mismo ocurre con los espárragos, mejor y más sabrosos cuanto más frescos sean. No se os ocurra hacer la tortilla con espárragos en conserva, no queda igual ni por asomo.
  • Por supuesto que si usáis un jamón de calidad, la tortilla os llevará directos al cielo.
  • Para los amantes del queso, añadir un poco de manchego rallado para que se funda en la sartén. Le da un punto de sabor extra delicioso.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Más Recetas Todos los temas en nuestras Redes Sociales

Continúe Leyendo

Recetas

Bizcocho de chocolate en microondas ¡súper rápido!

Publicado

on

Prueba también: Bizcocho de limón · Bizcocho de yogur · Bizcocho de plátano · Bizcocho de chocolate · Bizcocho mármol · Bizcocho genovesa · Bizcocho de manzana · Bizcocho fácil · Cómo hacer bizcocho

Esta receta de postre no es más que un bizcocho en taza o mug cake que se ha puesto de moda desde hace unos años.

Es una receta muy simple que consiste en mezclar los ingredientes con un tenedor, introducirlos en una taza y cocinar en el microondas durante un periodo de tiempo muy pequeño.

Se comen en la misma taza y cuando aún están templados, de hecho no es muy aconsejable dejarlos para el día siguiente, se quedan un poco duros.

Este bizcocho a la taza tan de moda en EEUU tiene muchas variantes en cuanto a sabores y aroma, desde este mismo de chocolate al que podéis añadir ralladura de naranja, a los que próximamente publicaré en el blog, tanto dulces como salados.

Siempre me gusta experimentar en la cocina, y espero que los que preparéis en casa salgan tan bien como el coulant de chocolate que publiqué hace unos años.

Un bizcocho muy original y de elaboración más que sencilla, pero evidentemente no es comparable con un bizcocho elaborado en horno de chocolate, que requerirá de una elaboración más compleja y laboriosa. Su característica más atrapadora es su rapidez, ya que podremos improvisar una merienda o un postre en cualquier momento.

Te contaré paso a paso el recorrido que he seguido yo hasta conseguir muy buenos resultados, para que no cometas los errores por los que yo pasé hace ya un tiempo. Ya no hay excusas para no tomar postre, aunque tengamos invitados por sorpresa.

Preparación para una taza de 250 ml.

  1. En un pequeño recipiente echamos las cucharadas rasas de harina, ayudándonos para ello de un cuchillo, y dejamos que el contenido de harina sea simplemente el que entra en la cavidad de la cuchara. Añadimos las cucharadas de azúcar, el cacao en polvo y la levadura.
  2. Revolvemos todo con la ayuda de un tenedor, hasta que los ingredientes están completamente mezclados.
  3. Batimos el huevo hasta que presenta burbujas, así el resultado es más esponjoso. Mezclamos con los ingredientes en polvo que tenemos en el bol.
  4. A continuación añadimos la leche y el aceite. Unimos todo con el tenedor de forma concienzuda hasta conseguir una mezcla completamente homogénea.
  5. La taza que vayamos a emplear es importante, los resultados de este postre dependen de ella.
  6. Tiene que ser apta para el micro y que reparta bien el calor, poco a poco te irás haciendo con tus tazas favoritas con las que acertarás siempre.
  7. Vertemos la pasta en la taza (mug) y la colocamos en el microondas. No lo olvides, no llenes la taza hasta arriba, deja unos dos o tres centímetros para que crezca y no se desborde.

Preparación final en el microondas y presentación

  1. Nosotros hemos utilizado un microondas cuya potencia máxima son 800 W y le hemos dado un tiempo de 3 minutos.
  2. Coloca la taza en el borde del plato giratorio, no el en centro y a mitad de la cocción. Ve dando vueltas a la taza, conseguiremos así un resultado más uniforme.
  3. Veremos como va subiendo poco a poco. Incluso en algunos casos puede que llegue a salirse un poco, dependiendo del tipo de taza, pero no os preocupéis no se vierte.
  4. Es importante que no te pases con el tiempo que tienes la taza en el microondas: te puede quedar seco y correoso. 
  5. Los tiempos que yo te doy son aproximados y para un microondas con una potencia de 800 W. Pero te digo por experiencia que al igual que los hornos ningún microondas cuece igual que otro.
  6. Lo bueno de este bizcocho es que puedes probar y probar. Así darás con los tiempos que mejor le vayan a tus mug cakes.
  7. No te quedes con uno sólo. Prueba una, dos o tres veces hasta pillar el tipo de textura que más te guste.
  8. Una vez transcurrido el tiempo del microondas dejamos que se enfríe unos 5 minutos antes de degustarlo en la propia taza.
  9. No debemos tomarlo caliente pero tampoco es aconsejable dejarlo reposar mucho tiempo. Y mucho menos dejarlo de un día para otros ya que se endurece y resulta menos apetitoso.
  10. Echamos azúcar glass para decorar. 

Está realmente bueno y el esfuerzo es mínimo, ¡merece la pena intentarlo!

Si aún así no lo tenéis claro, os dejo un paso a paso en fotos de esta receta de mug cake de chocolate. No os perdáis detalle y os saldrán perfectos.

Galería de la receta

Consejos para un bizcocho en microondas de rechupete

  • Muy importante que la taza sea apta para el microondas ya que hay algunas que se calientan por fuera pero no se reparte el calor uniformemente por el interior. Ya todos sabemos cuáles son, hoy en día ya estamos muy acostumbrados a usar este pequeño aparato.
  • Ya veis que no he podido resistirme a la última moda en EEUU. Una manera perfecta de hacer un postre o aperitivo en menos de 5 minutos. Un postre perfecto para aquellos que están empezando en la cocina. Una manera súper sencilla y rápida de preparar un bizcocho de chocolate en un plis plas.
  • El resultado de este dulce es un bizcocho que más que horneado es como cocido, pero que si se hace con cariño y paciencia (no más de 5 minutos de paciencia) y sobre todo sin miedo, puedes conseguir un resultado magnifico.
  • No me olvido de los más peques de casa, es una forma genial de pasar la tarde en la cocina con ellos. Y luego tomarte tu mug cake con un gran tazón de leche. Una vez que le cojas el truco a la cocción en taza en el microondas los resultados serán muy buenos.
  • Un postre que admite un montón de acompañantes. Desde la nata montada, una bola de helado, sirope de chocolate, o decorado como en este caso con azúcar glass. Con todo el sabor a puro chocolate, húmedo, denso, muy intenso… ¿Te vas a resistir?

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Más Recetas Todos los temas en nuestras Redes Sociales

Continúe Leyendo

Recetas

Patatas al microondas – Recetas de rechupete

Publicado

on

Cómo hacer patatas al microondas. Cuando hablamos de cocina práctica, rápida y sabrosa solemos hacer alusión a uno de los electrodomésticos menos usados de la cocina, el microondas.

En casa solemos prepara esta receta de patatas muchísimas veces, no sólo como acompañante o guarnición, con pequeñas adaptaciones también como parte de una tortilla de patatas. Sí, os aseguro que un experto catador de tortillas no podría distinguir cual de ellas está preparada con patatas al micro o de forma tradicional.

El microondas va a ayudar a cocer la patata, pero no queda cocida totalmente pues al deshidratarse y gracias al aceite de oliva, sal y pimienta, la patata adquiere una textura entre cocina y frita. Una patata con un excelente sabor que a veces cuando cocemos en agua pierde, sobre todo si la patata no es de calidad.

Comento que son rápidas y sencillas, pues curra el microondas, no manchas y en 10-12 minutos tienes el trabajo hecho. Sólo darle el toque de salsa que quieras, una mayonesa, una salsa brava o aquella que más te guste para acompañarlas. Es una receta perfecta para una cena rápida, sana y de rechupete. Un acompañamiento para una un pescado a la plancha o incluso para una ensalada rápida de patatas, como unas papas aliñás o nuestra querida ensalada campera.

¿Quién se atreve con ellas? Si las preparáis quiero que me contéis que os han parecido, en casa triunfan.

Preparación de las patatas al microondas

  1. Vamos a elegir las patatas con las que prepararemos la receta. Lo mejor es comprar una patata que sea apta o apropiada para cocer. En esta ocasión son patatas de guarnición que son todas de un mismo tamaño, tirando a pequeñas. Si no dispones de la posibilidad de una patata de guarnición tenemos la opción de cocinar patatas más grandes.
  2. Las tendremos que cortar en gajos del mismo tamaño, para que se cocinen todos los gajos de igual forma. Sea de una u otra forma, las vamos a cocinar con piel, como nos gustan en casa.
  3. Lavamos las patatas muy bien para retirar los restos de tierra si los tuviese y otras sustancias. Secamos y tenemos las patatas listas para cocinar.
  4. Cortamos las 8 patatas de guarnición por la mitad, de forma alargada, tal como veis en el vídeo. Así se asientan perfectamente en la superficie que vamos a introducir al micro. Las ponemos sobre un papel de horno, vamos a hacer como un paquetito para hacerla al estilo papillote.
  5. La parte que hemos cortado irá hacia arriba y la parte de la patata con piel para abajo. Sobre la superficie cortada de la patata vamos a añadir un poco de sal y pimienta negra recién molida. Las patatas irán ligeramente separadas y sin que se amontonen unas encima de otras. Importante para que se cocinen todas por igual.
  6. Vertemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra por encima. En el vídeo veréis que añado muy poquito, gracias a un spray que suelo utilizar para hacer carne o pescado a la plancha. Lo venden en cualquier gran superficie o tiendas especializadas en menaje de cocina.
  7. Hacemos un paquete con el papel de hornear tal como veis en el vídeo. Es súper sencillo, como si fuese un paquetito de regalo, cerrando por los lados para que se cocinen al vapor y con su propia humedad en el micro.

Cocinamos en el micro. Presentación final de las patatas

  1. Introducimos en el microondas y, dependiendo de cuantas sean, tardarán entre 10 y 15 minutos. En mi caso con 10 minutos se han hecho perfectamente, depende de vuestro micro, lo vais a conocer mejor que yo. Si necesita algún minuto más lo veréis, sólo tenéis que pinchar una de ellas para ver si hay o no resistencia y tiene la textura deseada.
  2. La potencia ideal de cocción es de 800 W, que suele ser la potencia máxima. Si tu microondas no llega a esa potencia, simplemente tardarán más minutos en cocerse, pero estarán igual de sabrosas. Una vez listas, sacamos las patatas del microondas y, con cuidado de no quemarte, retiramos las patatas del paquetito. Si no hay prisa puedes dejar que reposen 5 minutos antes de sacarlas, así no tendrás problemas con el calor.

Estas patatas puedes utilizarlas como cualquier otra patata cocida, para todo tipo de preparaciones: ensaladas y ensaladillas o aperitivos… todo un mundo de posibilidades a tu alcance.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Más Recetas Todos los temas en nuestras Redes Sociales

Continúe Leyendo

Facebook

Tendencias

Copyright © 2020 CharataChaco.Net - Todos los Derechos Reservados - Registro de Marca del I.N.P.I. en la clase 35 del nomenclador de marcas. - Está permitida, la reproducción del contenido de este sitio, bajo la condición de mencionar la fuente.