Connect with us

Recetas

Recetas
«De Nuestra Tierra a la Mesa», el libro de Solidagro llega a Charata

Se encuentra disponible para la venta. Los invitamos a disfrutarlo entre todos y compartir la satisfacción del logro y la alegría de tenerlo.

Publicado

on

"De Nuestra Tierra a la Mesa", el libro de Solidagro llega a Charata

El libro de recetas de cocina realizado por Solidagro, «De Nuestra Tierra a la Mesa», se presenta al público el viernes 24 de septiembre.

Es en el marco de su Proyecto Legado Chaqueño, y ya está en Charata. Se presenta al público el viernes 24 de septiembre en Es.Cu.Cha. Teatro El Galpòn a las 20,30 hs.

"De Nuestra Tierra a la Mesa", el libro de Solidagro llega a Charata
«De Nuestra Tierra a la Mesa», el libro de Solidagro llega a Charata

«Salimos al rescate de los sabores del Chaco, pero también recuperamos historias familiares. Es un libro cargado de amor, que festeja la cocina como forma de encuentro, de celebración, de sostén de tradiciones».

«De Nuestra Tierra a la Mesa» se encuentra disponible para la venta. Los invitamos a disfrutarlo entre todos y compartir la satisfacción del logro y la alegría de tenerlo.

Recetas

Arepas venezolanas con relleno la Reina Pepiada

Publicado

on

Hablar de arepas, es hablar de Venezuela y de su gente. Como nos pasa con el pan a los españoles, la arepa es un alimento esencial y diario en el menú de los venezolanos. También se preparan y consumen en otros países cercanos como Colombia, aunque con algunas variaciones en su elaboración o rellenos. Ya hemos preparado algún plato típico venezolano como los tequeños o pasapalos, así que no podía faltar en el blog esta receta.

El origen de esta masa preparada con harina de maíz se remonta muchos siglos atrás, cuando los indígenas molían el maíz entre dos piedras lisas, hacían bolas con ella y las asaban en un utensilio llamado “aripo” (una plancha un poquito curva fabricada en barro).

Precisamente de ahí viene el nombre de “arepa”. En la actualidad, al ser un plato “nacional” se puede encontrar en todos los hogares, sean ricos o pobres, tanto en un lujoso restaurante como en un puesto callejero. Se consume durante todo el día, en los almuerzos, en las cenas y por supuesto en los desayunos, donde es la estrella invitada en la mayoría de las casas de este país caribeño.

Los rellenos de las arepas son interminables, y casi podemos decir que hay uno diferente por cada cocinero/a de cada casa o restaurante. Se abren en dos mitades y bien calientes, se rellenan con imaginación y con ingredientes como las arepas rumberas (con pernil), de queso, de jamón y queso, de pollo, carne mechada, etc… Las arepas de hoy vamos a rellenarlas con una de las recetas más populares, llamada “La reina pepiada” en honor a una hermosa joven que se proclamó Miss Universo en 1955.

Las arepas sin relleno son una receta “sin gluten”, por lo que podéis degustarla los celíacos, rellenándolas luego como más os guste. Espero que os animéis y las preparéis en casa. ¡Adelante Venezuela!

Preparación de las arepas. Masa de arepas y forma

Las arepas se elaboran con harina de maíz ya precocida, que puede ser blanca o amarilla. En España la más habitual en cualquier gran superficie es la marca P.A.N., la cual es perfecta ya que es también muy usada en Venezuela y el resultado final es satisfactorio.

  1. Echamos el agua en un bol grande y salamos. Añadimos la harina y comenzamos a remover con la ayuda de una cuchara o tenedor. Al utilizar agua tibia, conseguimos que la harina se integre mejor y no se produzcan grumos.
  2. En cuanto vemos que coge consistencia la mezcla, pasamos a trabajar con las manos. Vamos mezclando/amasando en movimientos de fuera hacia dentro, de manera que la harina absorba completamente el agua y nos resulte una masa uniforme y compacta. Sabemos que la masa está en su punto óptimo cuando no se pegan a las manos.
  3. Lavamos las manos y vamos haciendo bolas del tamaño un poco mayor que una nuez (como si hiciésemos albóndigas) y las aplastamos hasta conseguir una forma redondeada. Como vamos a rellenarlas, las haremos de un dedo de grosor (1,5 cm) y entre 8-10 cm de diámetro.
  4. Si vemos que se nos ha formado alguna grieta en la masa, le damos con un poco de agua y la cerramos.

Arepas a la plancha. Una forma de hacerlas

  1. En una sartén bien caliente (haremos de 4 en 4), echamos un poco de aceite (para que luego no se nos peguen). Calentamos a temperatura media para que las arepas se vayan cocinando bien y no resulten crudas por dentro. Las cocinamos vuelta y vuelta, aproximadamente unos 14-20 minutos.
  2. Tenemos que ir mirando que adquieran cierto color dorado/tostado por el exterior. No hay prisa y veréis como se van haciendo a vuestro gusto. Las que veáis que ya están en su punto las ponemos en una bandeja en el horno a 100º C para que no pierdan temperatura. Así mantendrán el crujiente exterior.
  3. Vamos repitiendo el proceso con el resto y reservamos en una fuente cuando estén todas hechas. Las tapamos con un paño para que no enfríen o hacemos el truqui del horno que os comentaba anteriormente.

Preparación del relleno «La reina pepiada» de nuestras arepas

  1. Cortamos la carne de pollo en pequeños trozos y la salpimentamos al gusto. Podemos usar la que más nos guste como pechuga, contramuslo, muslo, etc…
  2. En un sartén con un poco de aceite, vamos pochando la cebolla, el ajo, y más tarde añadimos la carne de pollo. Salteamos hasta que nos quede jugosa y reservamos todo en un bol.
  3. Pelamos el aguacate, quedándonos con la carne más madura del interior. Lo cortamos en trocitos pequeños, lo añadimos al bol y mezclamos bien todos los ingredientes. Al estar maduro el calor lo ablandará y se mezclará fácilmente con el resto de ingredientes.
  4. Añadimos ahora 3 cucharadas de mayonesa y mezclamos. ¡Y ya tenemos listo nuestro delicioso relleno! También podéis usarlo para otras recetas latinoamericanas que se rellenan, como fajitas, burritos, empanadas, … etc.
  5. Cortamos las arepas por la mitad longitudinalmente, sin llegar al fondo, y metemos dentro el relleno calentito. Simplemente deliciosas.

No dejéis de disfrutar de las fantásticas recetas de arepas que tenemos en el blog. Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de arepas Reina Pepiada en este álbum.

Galería de la receta

Historia sobre “La reina pepiada”

Se puede decir que esta es la arepa más famosa del país, actualmente es común en muchos establecimientos con distintas formas y preparaciones. Su creador es Heriberto Álvarez, de 83 años y proveniente de la población de Las Araujas, en el estado Trujillo.

El origen del nombre “reina pepiada” se remonta al año 1955, cuando la modelo venezolana Susana Dujim ganó el certamen Miss Mundo. Heriberto y su familia, regentaban un negocio en Caracas llamado “Los Hermanos Álvarez” (en la Gran avenida).

En honor al logro de Susana vistieron a una de sus sobrinas, de 12 años, como una Reina y la colocaron en una especie de altar. Uno de los transeúntes que se acercaron fue el mismísimo padre de la Miss, que preguntó curioso el porqué de la coronación de la niña.

Al enterarse de la razón se identificó como el padre de Susana y dijo que llevaría a su hija a comer al negocio de los Álvarez. Al presentarle la arepa tostada con el relleno de pollo y aguacate en honor a ella, la bautizaron como “la reina” y como a las mujeres con muchas curvas de esa época se les llamaba “pepiadas”, finalmente quedó el nombre de “reina pepiada”. Una bonita historia para cerrar esta receta.

Esta historia la quiero completar con el comentario de una amiga colombiana, Margarita Buitrago. Reclama que en su país las arepas son también una institución y nos aclara un poco la diferencia entre unas y otras, creo que es interesante para que podáis diferenciarlas.

«Las arepas no sabemos si son colombianas, venezolanas o incluso mexicanas porque en México les dicen «gorditas» porque son como las tortillas pero más gruesas… Así este es un misterio que sólo nuestros queridos ancestros indígenas conocen. Sé por una muy buena amiga venezolana que ellos no preparan las arepas directamente con el maíz como nosotros en Colombia, sino que en Venezuela la tradición es hacerlas con harina de maíz precocida (tipo P.A.N.). Las arepas colombianas se preparan con maíz trillado, que no es otra cosa que maíz seco tanto blanco como amarillo, que se deja secar en la planta. Este maíz se debe cocer en olla express preferiblemente o a veces se cuece en leña hasta que ablanda lo suficiente para poder molerlo. También se usa el «choclo» o maíz tierno recién cortado de la planta, con el que también preparamos arepas, envueltos y tortas de choclo (horneadas tipo bizcocho o fritas tipo buñuelo), entre otras cosas.»

Más Recetas Todos los temas en nuestras Redes Sociales

Continúe Leyendo

Recetas

Crema de espárragos blancos con picatostes de pan. Receta perfecta para una comida o cena ligera

Publicado

on

Cuando es temporada de espárragos en casa nos ponemos tibios, diría que día sí y día también, preparo algo con esta delicia. Y si hay un plato que triunfa en las cenas de invierno y primavera es la crema de espárragos blancos. Una vez preparada y si sobra, se puede calentar de nuevo, y diría que incluso está más buena todavía.

Esta es una idea para comer espárragos en otra versión a la que ya os tengo acostumbrados, a la plancha o en revueltos. La ventaja del espárrago blanco es que tiene muy pocas calorías debido a su alta proporción de agua, y su elevado contenido en fibra que aporta sensación de saciedad ayudando a reducir el apetito. Aunque en este caso, esta crema está tan buena, que estoy seguro que os tomaréis dos platos o tazas bien calentitas.

Si tenéis una semana dura de trabajo, sin tiempo para cocinar, pero con ganas de comer algo sabroso y saludable al llegar a casa, esta es una gran opción. La podéis preparar uno o dos días antes y tenéis la base de un plato delicioso, que podéis acompañar como os recomiendo hoy, con unos picatostes de pan (en este caso hechos en la tostadora), con unas virutas de jamón si le queréis dar un toque extra de sabor o si os gustan los platos exóticos, con un poquito de zumo de lima, que aporta frescura y ese punto ácido que va genial con el dulzor de esta crema.

Esta receta es muy cremosa y suave. Por eso debéis pasar por la turmix o batidora muy bien la crema para que no quede ninguna fibra, y para darle ese toque cremoso, que la hace más suave y delicada, le añadimos nata ligera para cocinar, aunque podéis sustituirla por alguna bebida vegetal como la de almendras, coco o arroz. Os dejo con esta sencilla crema, un plato casero, sano y muy sencillo, que estoy seguro os gustará.

Preparación de la crema de espárragos blancos

  1. Esta crema se puede hacer con espárragos en lata (perfectos para comer esta receta durante todo el año) o bien con espárragos frescos. En el caso de que vayamos a preparar esta crema con espárragos blancos frescos, tenemos que lavarlos bien y quitarles los restos de tierra o suciedad que traigan.
  2. Para esta crema vamos a utilizar sólo la parte gruesa de los espárragos por lo que cortaremos por la zona anterior al tallo, la parte más tierna del mismo. Reservamos la puntas del espárrago blanco para acompañar la crema al final de la receta. El tronco que nos queda lo vamos a cortar en trocitos pequeños para que se hagan bien al sofreírlos con la cebolla y el puerro. Reservamos.
  3. Pelamos las cebollas y el puerro quitándole las capas exteriores y las picamos en juliana. En una cazuela vertemos un poco de aceite de oliva virgen extra y sofreímos todo 5 minutos a fuego medio. Echamos un poco de sal para que suelte parte del agua. Removemos bien con la cebolla y el puerro. Añadimos ahora los trocitos de espárrago, mezclamos y salteamos todo junto otros 5 minutos. Queremos que se vayan cocinando y ablandando antes de la cocción.
  4. Vertemos la nata y el agua en la cazuela de manera que queden cubiertos todos los ingredientes. Hemos añadido 500 ml. de líquido, es la medida que me gusta a mi para que quede así de espesa, pero si os gusta más suelta, añadid más cantidad, a vuestro gusto.
  5. Cocemos 20 minutos a fuego medio, echando un vistazo de vez en cuando para que no se nos quede sin líquido y se nos pegue a la cazuela. Probamos y salpimentamos al gusto en el momento que comience a hervir.
  6. Pasado el tiempo de cocción retiramos del fuego la cazuela. Trituramos bien con la batidora de mano o con el vaso batidora, resultando una mezcla con textura de puré ligeramente espeso. Si tenéis una batidora americana o un vaso de robot tipo Thx, os quedará casi emulsionada, con lo que no se notará ninguna fibra. Pero, si tenéis solo batidora, mi consejo es que luego la paséis por un colador o un chino. De esta forma ayudaremos a quitar todas las hebras de los espárragos.
  7. Para el toque final del plato vamos a saltear los espárragos que tenemos reservados. En un poquito de aceite de oliva virgen salteamos las puntas de los espárragos. Unos 4-5 minutos a fuego medio, todo depende del grosor del espárrago.
  8. Servimos la crema de espárragos calentita en la mesa. Decoramos con las puntas tiernas de espárrago y unos picatostes de pan (tostado o frito, depende del tiempo que tengáis).

Consejos para una crema de espárragos blancos de rechupete

  • Se puede sustituir el aceite de oliva virgen extra por mantequilla para rehogar las hortalizas, aunque aportaremos más calorías al plato.
  • Esta crema de espárragos la podemos hacer perfectamente el día anterior. Incluso congelar en una tartera, ya que al no llevar patata se descongela muy bien. Si queréis más sabor podéis añadir patata al principio del salteado de la cebolla y el puerro, le va a dar más consistencia a la crema.
  • Sí la crema te ha quedado un poco amarga, pues si el espárrago es del final de la temporada puede amargar, lo mejor es añadir una cucharadita de azúcar o miel, probando y rectificando hasta que te quede a tu gusto. Siempre al final de todo, remover y listo. Es lo mismo que hacemos con el punto de sal, todo depende de vuestros gustos. Pero, recordar, rectificar es de sabios.
  • Esta crema de espárragos blancos puede servirse también fría e incluso darle un toque festivo en unos vasitos. Sería un entrante perfecto para una comida de Navidad. Lo único es decorar cada vasito con unas virutas de jamón o un toque de cebollino.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Más Recetas Todos los temas en nuestras Redes Sociales

Continúe Leyendo

Recetas

Tortilla de espárragos y jamón. Receta perfecta para una cena o comida ligera

Publicado

on

Cómo hacer tortilla de espárragos y jamón. Que nos os engañe la corta lista de ingredientes, porque esta tortilla de espárragos con jamón es una delicia. Yo soy muy fan de este tipo de recetas y pocas combinaciones de huevo con cosas hay que me disgusten. Si os sentís identificados con lo que acabáis de leer, esta receta también es de las vuestras.

Me encantan los espárragos en todas sus formas: verdes y blancos. Los he cocinado (y comido) salteados, a la plancha, asados, cocidos, en crema, en tempura y mucho más. Sin embargo, en tortilla no los había hecho hasta ahora. Afortunadamente, para todo hay primeras veces y os adelanto que, en este caso, no será la última.

Es una receta facilísima de preparar, además de sana y sabrosa. La podéis preparar solo con espárragos (atención vegetarianos), aunque el jamón le da un punto de sabor excelente. Es un ingrediente que transforma todo aquello en lo que se incluye.

Es importante darle un buen punto al huevo para que quede jugosa y sofreír los espárragos en su justa medida, para que queden bien cocidos pero al dente. Si domináis estos dos aspectos, entonces os encontraréis con un platazo que (posiblemente) se quede en vuestro repertorio para siempre. Una tortilla de espárragos ¡de rechupete!

Preparación de tortilla de espárragos y jamón

  1. Pelamos y picamos la cebolla en pequeños trozos, lo más regulares posible para que se hagan por igual. Pelamos y rallamos el diente de ajo.
  2. Calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén y pochamos la cebolla y el ajo a fuego lento durante unos 10 minutos o hasta que la cebolla se vuelva translúcida. Mientras se pochan estas verduras preparamos los espárragos. Los lavamos y retiramos la parte dura del tronco. Cortamos el resto en discos de 1/2 centímetro aproximadamente, incluidas las yemas de los espárragos.
  3. Agregamos a la sartén y removemos para incorporar. Sofreímos, a fuego medio, durante un par de minutos. Añadimos el jamón, removemos y sofreímos durante un par de minutos más.
  4. Batimos los huevos en un recipiente hondo y añadimos las verduras pochadas. Sazonamos al gusto y removemos bien.
  5. En una sartén más pequeña calentamos un poco de aceite y volcamos la mezcla de huevo y verduras en su interior. Cuajamos la base sin remover ni tocar la mezcla, dejando que se cocine sola, a fuego medio.
  6. Volteamos la tortilla como haríamos con la clásica española, colocando un plato boca abajo sobre la sartén y girando. Ponemos un poco más de aceite en la sartén y, cuando esté caliente de nuevo, deslizamos la tortilla desde el plato hasta el interior de la sartén.
  7. Cuajamos por la otra cara, nuevamente sin tocar, durante un par de minutos más a fuego medio. Retiramos de la sartén y dejamos reposar la tortilla unos minutos antes de servir, para que coja cuerpo y no se desmorone al cortar. La podemos acompañar de una ensalada y pan casero para una cena o un almuerzo ligero de rechupete.

Podéis ver todas las fotos de esta receta paso a paso en este álbum. No os perdáis detalle y os saldrá una tortilla de rechupete.

Galería de la receta

Consejos para una tortilla de espárragos y jamón perfecta

  • Esta tortilla se puede hacer como la tradicional tortilla francesa, es decir, doblando por la mitad y dándole forma de media esfera. A gusto.
  • También se puede hacer en versión individual, dividiendo la mezcla en dos y cuajando/formando las tortillas en una sartén más pequeña.
  • Os aconsejo usar huevos de corral y lo más frescos posible, su sabor es increíble y se nota mucho la diferencia.
  • Lo mismo ocurre con los espárragos, mejor y más sabrosos cuanto más frescos sean. No se os ocurra hacer la tortilla con espárragos en conserva, no queda igual ni por asomo.
  • Por supuesto que si usáis un jamón de calidad, la tortilla os llevará directos al cielo.
  • Para los amantes del queso, añadir un poco de manchego rallado para que se funda en la sartén. Le da un punto de sabor extra delicioso.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Más Recetas Todos los temas en nuestras Redes Sociales

Continúe Leyendo

Facebook

Tendencias

Copyright © 2020 CharataChaco.Net - Todos los Derechos Reservados - Registro de Marca del I.N.P.I. en la clase 35 del nomenclador de marcas. - Está permitida, la reproducción del contenido de este sitio, bajo la condición de mencionar la fuente.