Connect with us

Política

Carrió: «Vamos a ganar en octubre, estoy firme junto al Presidente»

La Diputada ratificó su fe en dar vuelta el resultado en octubre.

Publicado

on

Carrió: "Vamos a ganar en octubre, estoy firme junto al Presidente"

«Es errónea la información brindada respecto de las decisiones políticas alcanzadas, estoy firme junto al Presidente, vamos a ganar en octubre».

Elisa Carrió volvió a demostrar su lealtad al presidente Mauricio Macri y su fe de cara a las elecciones presidenciales de octubre pese a la contundente caída del oficialismo en las PASO al afirmar: 

«Vamos a ganar en octubre»

En su cuenta de Twitter, Carrió escribió: «Es errónea la información brindada por algunos medios este fin de semana respecto de las decisiones políticas alcanzadas».

«Estoy firme junto al Presidente, vamos a ganar en octubre».

Hace pocos días, Carrió había advertido que «nos van a sacar muertos de Olivos».

Y exhortó a los miembros del Gobierno a «no ser cobardes y no dejarse doblegar por los corruptos» para revertir el resultado adverso de las PASO.

Aunque vaticinó que el oficialismo «ganará por paliza» en las elecciones de octubre.

Fue en la reunión del Gabinete ampliado que se reunió en el Centro Cultural Kirchner encabezado por el presidente Mauricio Macri.

Política

Alberto Fernández se prepara para las embestidas del kirchnerismo en el próximo “examen” de Guzmán

Publicado

on

La próxima pelea interna, que tendrá como principales protagonistas a Martín Guzmán y a Máximo Kirchner, será por la segmentación de tarifas.

La contraofensiva de Alberto Fernández en su entrevista con el diario El País duró poco. Tras el pico de la discusión con Cristina Kirchner a lo largo de los últimos 10 días, el ala moderada del Gobierno retomó, una vez más y al unísono, el pedido de “unidad” del Frente de Todos. En paralelo, envía señales de conciliación al kirchnerismo, mantiene firme el respaldo al Gabinete económico, con Martín Guzmán a la cabeza, y se prepara nuevas embestidas K por el aumento segmentado de tarifas.

Esta estrategia de minimización del conflicto genera irritación en el sector duro, que profundiza las críticas en cada declaración pública pero que, a pesar de la disconformidad, se mantiene dentro de la coalición oficialista.

Mientras el kirchnerismo elabora discursos cada vez más directos, como el de Máximo Kirchner en Lanús, el viernes pasado, mientras Alberto Fernández regresaba de su gira por Europa, en la Casa Rosada se empeñan en bajarle el tono a los cuestionamientos y juran que el Presidente mantendrá a Guzmán, a Claudio Moroni y a Matías Kulfas como ministros de Economía, Trabajo y Desarrollo Productivo. El respaldo de sus respectivas figuras no es, necesariamente, por sus gestiones, cada vez más cuestionadas inclusive puertas adentro de la Casa Rosada, sino para evitarle al Presidente un nuevo desgaste: recuerdan con amargura lo golpeado que resultó después de los cambios en el Gabinete a los que fue obligado después de las PASO y quieren que se mantenga a toda costa alejado de cualquier experiencia similar.

El objetivo del llamado a la unidad, que a esta altura parece repetitivo y demostró ser infructuoso, es “ordenar el quilombo”, describieron cerca del Presidente, pero también es una forma de evitar hacerse cargo de una eventual ruptura. “Los que están disconformes son ellos. Si no les gusta, pueden salir”, dicen cerca de Alberto Fernández. En realidad, cuando ponen la otra mejilla a las críticas, en público, le están hablando al electorado. “Los que recorremos mucho el territorio nos damos cuenta de que no nos quieren ver discutiendo, quieren que resolvamos. Cuando bajamos la confrontación nos acercamos al pueblo y nos aseguramos de que nos van a acompañar. Las cosas no se se resuelven pidiendo la cabeza de dos o tres ministros”, dijo un importante dirigente bonaerense que responde al Presidente.

En el juego de mutuas atribuciones de culpa, los críticos responden: “El Presidente tiene toda la potestad para echar a quien quiera, cuando quiera, y no lo hace”. Se refieren, específicamente, al secretario de Energía, Darío Martínez, y al subsecretario, Federico Basualdo, los principales adalides de Cristina Kirchner en las arremetidas por el porcentaje de aumento de las tarifas públicas.

El presidente argentino, Alberto Fernández, expresó el viernes a su par francés, Emmanuel Macron, la preocupación de América Latina sobre los efectos de la guerra en Ucrania y se propuso para ver cómo garantizar la seguridad alimentaria y energética en el mundo.
El presidente argentino, Alberto Fernández, expresó el viernes a su par francés, Emmanuel Macron, la preocupación de América Latina sobre los efectos de la guerra en Ucrania y se propuso para ver cómo garantizar la seguridad alimentaria y energética en el mundo.

La segmentación del pago de servicios, admiten en el Gobierno, es la pelea que viene. Los preparativos están en marcha desde hace un año, pero creen que su ejecución, después del acuerdo con el FMI, será “el próximo examen” que tendrá que atravesar Guzmán frente al kirchnerismo. Aunque desde la semana pasada Martínez y Basualdo dejaron que se los corriera de la discusión, en el Gobierno esperan una nueva “embestida del kirchnerismo”, en palabras exactas de un hombre muy cercano al Presidente que no cree que las críticas sean un debate, como planteó Cristina Kirchner.

El equipo económico trabaja fuerte desde hace semanas para bajar al mínimo el margen de error en la aplicación, y evitar que La Cámpora tenga excusas para disparar contra la administración nacional. De cualquier forma, están convencidos de que no podrán evitar las acometidas más fuertes. “Ahora hay que pasar el punto más álgido. Hay que ver cómo sale el examen que le toca a Martín. Ya logró el acuerdo del Parlamento con el acuerdo por la deuda y se logró algo que hace mucho tiempo se estaba gestando abajo. En definitiva, salió fortalecido. Y ahora va a pasar lo mismo”, expresó un funcionario “moderado”. En el Gobierno creen que “va a pasar bien” la prueba, porque “se trabajó mucho y muy duro en las bases de datos” y porque “hay una decisión fuerte de que sólo paguen el aumento fuerte los que tienen altos ingresos”.

La estrategia, puertas afuera, será admitir que existen los cuestionamientos, enviar señales de conciliación a pesar del enojo interno, y “machacar con las buenas noticias”. En distintas entrevistas con medios y en actos políticos en el interior, los ministros Gabriel Katopodis, Juan Zabaleta, Santiago Cafiero, el ex titular de Defensa Agustín Rossi y la diputada nacional Victoria Tolosa Paz adoptaron en sus respectivos discursos la palabra que usó la vicepresidenta para describir los descarnados cruces: “debate” y retomaron el pedido de “unidad”. “El Peronismo tiene que transitar unido”, dijo la legisladora nacional, desde Mendoza. El titular de Obra Pública usó una fórmula similar: “Para sacar a Macri, la gente nos pidió que nos unamos. No puede pasar que ellos vuelvan por culpa nuestra”, dijo.

A pesar de la conciencia plena de la discusión, en Balcarce 50 se aferran a las más mínimas señales de conciliación que emanan desde el kirchnerismo para mantener vigente la coalición, inclusive en diálogos off the record. Por caso, un funcionario que suele acompañar al primer mandatario señaló como positivo que Máximo Kirchner “rescatara” la gestión económica durante la pandemia. El problema es que, desde el mismo escenario, el líder de La Cámpora también le dijo a Alberto Fernández que tiene que “saber obedecer” y le preguntó a Guzmán, frente a la militancia, “por qué no funcionan las cosas” a pesar de tener “el apoyo del FMI y de Clarín”.

En el Instituto Patria estos mensajes son interpretados, lisa y llanamente, como cínicos. No se cansan de remarcar que Alberto Fernández hace oídos sordos, desde hace largos meses, a los llamados de atención de la vicepresidenta sobre el rumbo económico. Y deslizan, al mismo tiempo, duros mensajes sobre las capacidades de trabajo del Presidente, con expresiones cada vez más duras, basadas en sus perspectivas sobre la conducción del primer mandatario en el día a día. Lo consideran como es el único responsable de la crisis.

Máximo Kirchner habló con dureza sobre Guzmán y Alberto Fernández desde Lanús
Máximo Kirchner habló con dureza sobre Guzmán y Alberto Fernández desde Lanús

Sin embargo, evitan emitir a viva voz los juicios más duros sobre Alberto Fernández. Es para preservar la institucionalidad, aseguran. Apuntan, en cambio, contra Guzmán. Además del fuerte discurso de Kirchner, que el viernes nombró al ministro directamente, entre ironías, La Cámpora festejó el pedido por la suba del piso de Ganancias que le hizo el titular del Frente Renovador, Sergio Massa. “No se podía hacer el sota ad eternum. Está mostrando por qué lado viene la solución. Guzmán se tiene que ir, es insostenible, y es básicamente el centro de la grieta, independientemente de los modos y las posturas irresponsables de ambos lados”, dijo un funcionario camporista.

En las filas de Máximo Kirchner leyeron la petición massista como una forma de apoyo a su postura crítica. Después de todo, el kirchnerismo viene haciendo jugadas similares desde el Congreso, por ejemplo, con el pedido de adelanto del aumento del salario mínimo vital y móvil y la suba de las jubilaciones en el contexto de alta inflación. Cerca del presidente de la Cámara de Diputados buscaron desdibujar el cariz político de la movida. “Massa planteó, plantea y va a seguir planteando Ganancias cada vez que venza”, dijeron. Sin embargo, no dudaron en evidenciar el enojo con Guzmán, quien le respondió a Massa, también en público, que el planteo era “obvio”. “Salió como un toro de una manera desubicada”, lanzaron en el Frente Renovador, y dejaron trascender, sin tapujos, que Alberto Fernández se comunicó con el tigrense por teléfono para, directamente, “desautorizar” al titular de Hacienda en la discusión.

Por ahora, tras su regreso de Europa, Alberto Fernández no tiene una agenda definida para los próximos días. Pero en su entorno aseguran que su principal preocupación apunta a junio, la fecha límite para los aumentos de tarifas energéticas según las exigencias del acuerdo con el FMI. Con el fracaso en la pelea contra la inflación a cuestas, mes a mes, el albertismo admite que se juega buena parte de su diezmado capital político en la aplicación de la segmentación. Mientras se prepara para ejecutarla sin fisuras, también se alista para dar pelea frente ante las críticas que sobrevendrán de parte del ala dura, decidida a continuar con los cuestionamientos hasta que se haga caso a sus exigencias de cambio de rumbo en el área económica.

SEGUIR LEYENDO:

Juan Grabois: “En unas PASO, entre Cristina y Alberto, elijo a Cristina; pero mi candidato para 2023 es Wado De Pedro
Juan Zabaleta le respondió a Máximo Kirchner tras las críticas al Gobierno: “Me parece que hay cosas que se tienen que discutir en el vestuario”

Más Noticias Todos los temas en nuestras Redes Sociales

(Infobae)

Continúe Leyendo

Política

Alberto Fernández evalúa pedir un crédito para pagar la donación de $1,6 millón por la Fiesta en Olivos

Publicado

on

Alberto Fernández regresó ayer de su gira por Europa (Mohammed Badra/Pool via REUTERS)

Antes de subirse al avión que lo llevó a Europa, Alberto Fernández habló con sus abogados y activó la estrategia para cerrar la causa judicial por la Fiesta en Olivos: ofreció donar $1.600.000 para el sistema de salud público. La decisión estaba tomada hace mucho tiempo: faltaba elegir el momento y pulir la cifra final. Si no hay sorpresas, en pocos días deberá transferir el dinero a una cuenta bancaria. A eso habría que sumarle la donación ofrecida por Fabiola Yañez, que no tiene ingresos como Primera Dama. En total son $3 millones para un presidente que declaró tener un patrimonio de poco más de $5 millones. ¿De dónde saldrá el dinero? Según pudo saber Infobae, el Presidente evalúa pedir un crédito, aunque no es la única opción.

La causa judicial arrancó en Comodoro Py pero al poco tiempo saltó a la Justicia federal de San Isidro, donde hubo un tironeo entre dos jueces. Para ese entonces, Alberto Fernández ya había recibido su primera imputación como Presidente por violar los decretos que él mismo había firmado. Fue el 26 de agosto del año pasado. Ese mismo día, en una jugada sincronizada, el Presidente se presentó en la causa y pidió su sobreseimiento por “inexistencia de delito”. La estrategia fracasó rotundamente.

A partir de ese momento, el objetivo de los abogados que asesoran al Presidente fue esquivar su indagatoria y la de la primera dama. El plan comenzó a gestarse antes de fines del año pasado. Luego de la feria judicial, la estilista de Yañez, Carolina Marafioti, a través de su abogado, Alejandro Rúa, ofreció una donación de $200 mil pesos. El “globo de ensayo” tuvo el acuerdo del fiscal Fernando Dominguez y abrió la puerta para la segunda etapa del plan.

El mes pasado se sumaron otros tres protagonistas del cumpleaños de Yañez: el actor y modelo Fernando Consagra junto a su pareja Emmanuel López ofrecieron $150 mil cada uno para ser sobreseídos, y Santiago Basavilbaso, que se fue a vivir a Barcelona (España), propuso donar $220 mil. Inesperadamente, el fiscal rechazó los montos ofrecidos.

A partir de ese momento, varios de los abogados que figuran en la causa desfilaron por su despacho para intentar llegar a un acuerdo. En representación del Presidente, fueron los dos abogados designados, Marcelo Antonio Sgro y Fabián Musso.

El monto de la donación se fue modificando hasta llegar a $1,6 millón, muy por encima del primer ofrecimiento que había hecho el Presidente en agosto del año pasado, cuando propuso donar la mitad de su sueldo durante cuatro meses al Instituto Malbrán. “El Ahora 4″, lo bautizó el abogado Mauricio D’Alessandro, que defiende a una de las imputadas. En ese momento, representaban unos $630 mil. Ahora, sería casi $1 millón tomando un sueldo aproximado de $470 mil.

Como el Código Penal no prevé ningún parámetro, se tuvo como referencia un informe del Ministerio de Salud de la Nación sobre el costo de los respiradores contra el COVID-19. “La cifra variaba entre 6 mil y 11 mil dólares”, explicó una fuente judicial.

La donación en realidad es una reparación económica prevista en el artículo 59 inciso 6 del Código Penal. De esa manera, se evita la indagatoria por violar las restricciones a la circulación que él mismo había firmado.

“La mayoría de las causas que tramitaron en San Isidro por el artículo 205 terminaron de esa manera. No hay ningún privilegio para el Presidente ni para la primera dama. Es lo que contempla la ley”, respondió esta semana en una entrevista radial Juan Pablo Fioribello, que defiende a Yañez junto a su socio Mariano Lizardo.

En el caso de la Primera Dama, el monto de la reparación fue más complejo porque no cobra un sueldo fijo. Se llegó a un acuerdo para avanzar con 1,4 millón, un escalón por debajo del Presidente. ¿Quién la pagará?. La presentación ante el fiscal Dominguez solo habla de una “ayuda económica familiar”. En los hechos, deberá hacerse cargo el Presidente.

De esa manera, se trata de una donación total de $3 millones. Aunque se llegue a un acuerdo para pagarlo en cuotas, se trata de una suma que debe estar justificada en el patrimonio de Alberto Fernández.

Yañez ofreció donar $1,4 millón pero no tiene sueldo (Franco Fafasuli)
Yañez ofreció donar $1,4 millón pero no tiene sueldo (Franco Fafasuli)

Según su última declaración jurada, correspondiente al 2020, el Presidente tenía un patrimonio total de $5,7 millones, sumando todos sus bienes. Sin mayores ahorros, declaró apenas $13.362 de dinero en efectivo y bienes del hogar por $223.360.

La donaciones ofrecidas esta semana representan casi la mitad de ese patrimonio declarado. Por eso surgió la posibilidad de conseguir un crédito. Otra opción sería vender algún bien a su nombre, pero eso llevaría mucho más tiempo. En la presentación que hizo ante el fiscal, según pudo saber Infobae, el Presidente se comprometió a depositar la donación dentro de los diez días hábiles posteriores a la homologación del acuerdo.

Con las presentaciones realizadas esta semana, ahora la decisión está en manos del fiscal. Al final de esta semana, el abogado Alejandro Sarubbi Benitez, el mismo que denunció la Fiesta en Olivos ante la Justicia de San Isidro, le pidió al fiscal que rechace el acuerdo. “El ofrecido es dinero obtenido de la función pública, y resulta por demás irrazonable que se ofrezcan a reparar económicamente sus delitos con dinero obtenido del bolsillo de los propios damnificados”, sostuvo.

Sin embargo, ya hubo un acuerdo de palabra con los abogados y el desenlace estaría sellado.

Con la aprobación del fiscal, solo restaría que el juez Lino Mirabelli homologue el acuerdo y decida qué hospital público recibirá el dinero. Unas horas después, el Presidente y la primera dama quedarán sobreseídos por unos de los mayores escándalos de su gestión.

En el caso de Consagra, Emmanuel López y Basavilbaso, esta semana actualizaron sus propuestas y ofrecieron montos cercanos a los $250 mil. Para justificarlo tuvieron que presentar declaraciones juradas y hasta contratos de alquiler. No ocurrió lo mismo con Alberto Fernández ni con la primera dama.

El resto de los imputados todavía no hicieron una presentación. En el caso del colorista Federico Abraham, sus abogados, el ex camarista federal Jorge Ballestero y Pablo Slonimsqui, harán un ofrecimiento en los próximos días, pudo saber este medio. En cambio, el abogado de Stefanía Dominguez, Mauricio D’Alessandro, seguirá batallando en Tribunales para intentar conseguir una declaración de inconstitucionalidad de los decretos firmados por el Presidente. El resto de los imputados son defendidos por el estudio de Fernando Burlando. Si no hacen un ofrecimiento en los próximos días, podrían terminar yendo a indagatoria.

SEGUIR LEYENDO:

Las tres preocupaciones de Larreta y Santilli en medio de la interna que vive Juntos por el Cambio
Javier Milei: “Hay un cambio de época en el país; los argentinos se quieren liberar de los políticos chorros y opresores”

Más Noticias Todos los temas en nuestras Redes Sociales

(Infobae)

Continúe Leyendo

Política

Senado: luego de los embates contra la Justicia, el kirchnerismo buscará avanzar con proyectos que habiliten la consulta popular

Publicado

on

El kirchnerismo continúa con su agenda propia en el Senado

La discusión por la ampliación de la Corte Suprema y el Consejo de la Magistratura plantea una disyuntiva en el mundo de los legisladores más ligados a Cristina Kirchner. Entienden que cada vez que buscan impulsar leyes que tienen que ver con la agenda judicial o económica en el Senado tiene un trámite relativamente sencillo con alguna negociación con los senadores “sueltos”, pero saben que el freno lo encuentran en la Cámara de Diputados.

Esto también lo entienden en Juntos por el Cambio, que empezó a aplicar la estrategia de “dejar hacer”. Esta nueva mirada quedó establecida en la discusión por la ampliación de la Corte Suprema, en donde ni siquiera proponen especialistas para que vayan a oponerse a un posible cambio en la estructura del máximo tribunal ya que entienden que “es un proyecto que rebota en Diputados”.

A partir de esto, y entendiendo las dificultades de romper la paridad en Diputados -el oficialismo tiene 118 legisladores y Juntos por el Cambio 116- en el bloque de Unidad Ciudadana empezó a crecer la idea de reflotar dos proyectos de ley para que sea la ciudadanía la que avance sobre estos puntos.

La presidenta del bloque, Juliana Di Tullio, y el senador Oscar Parrilli presentaron a finales de 2001 dos proyectos de ley que amplían el rango por el cual se habilita la posibilidad de la consulta popular. Tanto es así que Parrilli le pidió al titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, Guillermo Snopek, para avanzar en el debate.

Anabel Fernández Sagasti y Oscar Parrilli
Anabel Fernández Sagasti y Oscar Parrilli

Así lo dijo Parrilli días atrás cuando en medio del debate de comisión por la ampliación del número de miembros de la Corte confirmó que el kirchnerismo buscará la aprobación del Senado para convocar a una consulta popular. “Se trata de un problema de la sociedad, porque la Corte define las tarifas de servicios de comunicación de millones de argentinos y vimos como las empresas se hicieron de ganancias extraordinarias a partir de sus fallos. Y cuando no pone límites a los monopolios termina fallando en contra de los alimentos esenciales”, explicó el Senador del Frente de Todos.

El proyecto de Parrilli propone modificar el artículo primero de la Ley 25.432 sobre la Consulta Popular Vinculante y No Vinculante, el cual quedaría establecido como que la Cámara de Diputados “podrá someter a consulta popular vinculante todo proyecto de ley con excepción de aquellos en los cuales se traten reformas a la Constitución Nacional, presupuesto nacional y temas tributarios, materia penal y Tratados Internacionales.”

También establece que la ley de convocatoria a consulta popular vinculante “deberá tratarse en una sesión especial y ser aprobada con el voto de la mayoría de los miembros presente en cada una de las Cámaras”, en lugar de la “mayoría absoluta” como establece actualmente la norma.

Un dato que confirma el porqué de este proyecto se encuentra en los fundamentos que exhibe el senador Parrilli cuando hace referencia a que “lamentablemente en los veinte años que lleva sancionada esta Ley ninguna decisión trascendental para el destino de nuestra Patria ha sido sometida a la opinión popular”, y en el párrafo siguiente explica un poco mejor hacia adonde apunta.

Juliana Di Tullio
Juliana Di Tullio

“Muchos Proyectos de Ley que sin duda favorecerán a sectores castigados de nuestra sociedad, que ayudarán a transparentar y agilizar la tan castigada Justicia Argentina, a evitar la fuga de divisas y la venta de recursos naturales a empresas extranjeras, la solución del problema habitacional de millones de compatriotas, deben ser sometidos a consulta pública”.

En el caso del proyecto que presentó la titular del bloque Unidad Ciudadana, Juliana Di Tullio, el cambio fundamental tiene que ver con la fecha en la que se podría hacer una consulta popular vinculante ya que lo relaciona con que se realice el mismo día que el acto electoral, algo que hoy está prohibido. Más teniendo en cuenta que el voto es obligatorio y la consulta popular no lo es.

“La posibilidad de realizar en forma simultánea un acto eleccionario con una consulta popular brindará a la ciudadanía la oportunidad no solo de participar en las decisiones que ayudarán a su futuro sino también para conocer el pensamiento y las ideas que tienen los candidatos a los que deben acompañar con su voto”, argumenta Di Tullio.

Esto también lo propone Parrilli en los fundamentos de su proyecto al señalar el caso de Berlín, Alemania, en la cual en forma simultánea con la elecciones federales se sometió a consulta pública la expropiación de 243.000 departamentos en poder de grandes inmobiliarias.

“La decisión de celebrar en forma conjunta un acto eleccionario y una consulta popular ayudará sin duda a transparentar las posturas y pensamientos de cada uno de los candidatos que se postulan en relación a temas de tanta trascendencia como será la que se someta a la consulta popular de la ciudadanía”, sostuvo.

SEGUIR LEYENDO:

Alberto Fernández: “Tenemos que hacer algo para poner fin al ataque ruso a Ucrania”
Martín Redrado: “Hubo gente allegada al Gobierno que me pregunta qué haría con la economía”

Más Noticias Todos los temas en nuestras Redes Sociales

(Infobae)

Continúe Leyendo

Facebook

Tendencias

Copyright © 2020 CharataChaco.Net - Todos los Derechos Reservados - Registro de Marca del I.N.P.I. en la clase 35 del nomenclador de marcas. - Está permitida, la reproducción del contenido de este sitio, bajo la condición de mencionar la fuente.